Encabezadas por Ana Tere, panistas acusan ‘Violencia Política de Género’

Mujeres Panistas encabezadas por Ana Teresa Aranda, Amparo Acuña, Mónica Rodríguez de la Vecchia, Augusta Díaz de Rivera y María del Carmen Blanco, denunciaron que han sido objeto de violencia política de género, ya que en el caso de Acuña, Rodríguez y Blanco fueron removidas de sus cargos políticos sin justificación alguna y sin respetar los estatutos que rigen al partido.
Amparo Acuña señaló, que previa felicitación de la dirigente estatal y sin justificación alguna, fué informada por la presidenta misma, que a partir del 15 de enero debía dejar el puesto violando claramente los procedimientos y estatutos que rigen al partido ya que ella fué electa por el Consejo Estatal y ratificada por la Comisión Permanente.
Por su parte, la coordinadora de los diputados del Partido Acción Nacional en el Congreso local, Mónica Rodríguez Del La Vecchia, manifestó que la dirigencia se está alejando de sus funciones al buscar beneficiar sus intereses personales, toda vez que busca colocar a sus incondicionales en los puestos claves para la conducción del próximo proceso interno, polarizando y confrontando innecesariamente al partido.
Asimismo afirmó que Genoveva Huerta utiliza la violencia política de genero al no haber argumentos ni consenso para intentar separar de sus cargos a mujeres que se han destacado por su trabajo y dedicación al partido, “Es por eso que hemos pedido la intervención del Comité ejecutivo Nacional Nacional y estamos a tiempo de corregir el rumbo del PAN en Puebla, con violencia política de género Genoveva Huerta pretende excluir a quienes no abonan a sus intereses” afirmó.
Mari Carmen Blanco, consejera estatal, militante de más de 20 años que ha colaborado con diferentes liderazgos en el partido y fuera de el, narró brevemente la forma indigna y hostil  como fue tratada al prohibirle la entrada a su oficina sin mediar ninguna notificación oficial y con personal del CDE “vigilando” el momento en el que le fue permitido el paso para sacar sus pertenencias.
Por su parte Augusta Díaz de Rivera mencionó, que es inaceptable, que una mujer (incluso un hombre) sea violentada por el solo hecho de ser “la hija de, el hermano de, el sobrino de, la esposa de, eso es un argumento estúpido”.
Finalizó señalando, que lo más importante es la unidad de los panistas para sacar adelante las elecciones de 2021.
Ana Tere Aranda subrayó, que es inaceptable ese trato para las mujeres panistas y mucho menos viniendo de otra mujer, en este caso, de la presidenta.
Mencionó que en estos momentos se busca la rectificacion de Genoveva Huerta para que se conduzca con apego a los estatutos y le pidió abonar por la unidad del partido ya que es su principal responsabilidad.