Sedena contrata empresa fantasma en obra de Puebla

En 17 obras militares y civiles que contrató la Secretaría de la Defensa Nacional, fueron a 100 empresas que incumplieron requisitos legales, no contaban con el personal ni la capacidad técnica para realizar los trabajos o eran empresas fachada.

Entre 2017 y 2018, la Sedena realizó 851 obras, en las que en 17 se destinó 891 millones de pesos con empresas con inconsistencias ya que muchas de ellas se disolvieron meses posterior a su contratación o no cuentan con registro ante la Secretaría de Economía.

Una investigación publicada por el Universal revela que 70 de las 100 empresas que contrató la Sedena: nueve tienen un número de vivienda que no existía; en dos sus dueños desconocían la dirección exacta de su negocio.

Algunas empresas solo ocuparon prestanombres y en su mayoría se encontraban dentro de conjuntos habitacionales, vecindades o asentamientos irregulares en cerros o barrancos en estados como Oaxaca, Guerrero, Ciudad de México, Puebla y Estado de México.

En Puebla hubo proyectos y empresas fantasma.

En la investigación indican que Comercializadora de Madera para la Construcción del Centro se encontraba ubicada en un edificio de la colonia La Paz, en la capital poblana, en donde el encargado argumento que eran “oficinas virtuales” de varias empresas.

Otras empresas como Constayman y Contratos Luaya fueron señaladas por la Auditoría Superior e la Federación por sus irregularidades, esta última empresa incluso fue constituida por el notario Mario Marín, exgobernador de Puebla.

La empresa Nacional Maderera Pucte fue constituida por un joven de 19 años que reportó el domicilio en la colonia Joyas del Sur, pero al preguntarle argumentó que firmó unos documentos pero no sabía la ubicación real de la empresa y que de esta no recibió ningún peso.

Una de las obras que la investigación del Universal expone se encuentra en El Chamizal, donde se rehabilitó el trébol vial con un costo de más de 10 millones 915 mil 996 pesos.

En Puebla se encuentra instalada La Célula, encargada de supervisar los avances en la construcción de la industria militar, de la edificación de hangares y almacenes que forman parte del complejo militar.

Se han destinado 10 mil millones de pesos para trasladar más fábricas militares este complejo donde el gobernador Miguel Barbosa anunció que se conformará un fideicomiso para la construcción de escuelas.

De acuerdo a lo programado, se espera que para el 2020 la Industria Militar entre en funciones, donde se elaboraran las armas de la Secretaría de la Defensa Nacional.

La investigación completa se puede leer en este link: https://interactivo.eluniversal.com.mx/2019/obras-publicas-sedena/#17-empresas

 

Fuente: Datamos