Conceden amparo a Marín, Kamel Nacif y Adolfo Karam por el caso Lydia Cacho

La Fiscalía General de la República deberá de tramitar una nueva orden de aprehensión en su contra

El Segundo Tribunal Unitario del Vigésimo Séptimo Circuito concedió los respectivos amparos al exgobernador Mario Marín Torres, al exdirector de la Policía Judicial de Puebla, Adolfo Karam Beltrán y al empresario Kamel Nacif Borge, por lo que la Fiscalía General de la República deberá de obtener una nueva orden de aprehensión en su contra.

Según el registro del Consejo de la Judicatura Federal, el acuerdo emitido el 11 de noviembre y publicado este martes, se resolvió el juicio 15/2019 de Adolfo Karam, 16/2019 de Mario Marín y el 40/2019 de Kamel Nacif, presentados entre el 22 de abril y el 11 de julio del presente año.

En la versión pública de los expedientes se puede constatar que además de que la Justicia de la Unión otorga la protección para efectos de la orden de aprehensión, también se sobreseyó el juicio para algunas de las dependencias mencionadas en el amparo.

El recurso de Mario Marín Torres y Adolfo Karam Beltrán se presentó el 22 de abril de 2019, apenas 11 días después de que el Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Séptimo Circuito emitió la orden de aprehensión correspondiente, mientras que el del empresario Kamel Nacif se presentó el 11 de julio de los corrientes.

Hay que señalar que este resolutivo no impide que sean detenidos Kamel Nacif, Mario Marín o Adolfo Karam, sin embargo la Fiscalía General de la República, a través del agente del Ministerio Público, deberá de solicitar una nueva orden de aprehensión al Primer Tribunal Unitario del Vigésimo Séptimo Circuito con sede en Quintana Roo.

Recordemos que el delito de tortura no permite que los imputados puedan obtener algún recurso de protección federal que impida su detención, sin embargo el referido juicio obliga a la Fiscalía General de la República a revisar el sustento de la orden de aprehensión emitida de forma inicial.

Dicho proceso penal existe en contra de los exfuncionarios estatales de Puebla y el empresario conocido como “el rey de la mezclilla”, derivado de la tortura de la que fue objeto la periodista y escritora Lydia Cacho en diciembre de 2005, derivado de la publicación del libro “Los demonios del Edén” que revelaba una red de pederastia.

 

Fuente: econsulta