Presidencia reveló carta de Calderón a AMLO: “Mi familia quedó desprotegida”

El expresidente admitió que hubo abusos en la protección del Estado y dijo no contar con "solvencia económica" para seguridad privada.

“Quiero poner a su consideración un asunto especialmente delicado: se trata de mi seguridad y la de mi familia”. De este modo inicia la misiva que el expresidente Felipe Calderón envió a Andrés Manuel López Obrador para que solicitar escoltas que lo protejan, luego de la desaparición del Estado Mayor Presidencial y la eliminación de escoltas a los exmandatarios mexicanos.

“Como Usted sabe, en el desempeño del cargo de Presidente de la República se asumen tareas y se toman decisiones extremadamente complejas”, continúa el documento que hizo público la Presidencia de la República.

“Le pido de manera atenta y respetuosa -solicitó Calderón- que autorice a quien corresponda el que se restituya a mi familia un nivel mínimo de Protección, acorde a los riesgos generados por el desempeño de tareas sensibles en materia de Seguridad en el cumplimiento del cargo de Presidente de la República”.

A su vez, el expanista reveló que en diversas ocasiones fue objeto de distintas amenazas, “algunas públicas, otras directas, y tuve conocimiento a través de labores de inteligencia del Estado de acciones que se encaminarían a atentar contra un servidor o contra la vida o la libertad de algún miembro de mi familia”.

“Atenuaba en cierta forma tales riesgos el saber que contaba mientras durasen tales amenazas con la protección del Estado Mexicano a través de una de las instituciones más calificadas para ello: el Estado Mayor Presidencial”, completó Calderón Hinojosa.

“Con la decisión, por lo demás respetable, de retirar toda protección tomada al inicio de esta Administración, súbitamente mi familia ha quedado desprotegida -insistió- y en consecuencia vulnerable a potenciales actos retaliatorios por parte de quienes atentan contra la Seguridad de las familias mexicanas y a quienes mi gobierno combatió, tal y como era mi deber”.

Admitió que a diferencia de otros expresidentes con “solvencia económica”, reveló que no cuenta con los recursos para contratar seguridad privada. “Contrario a lo que pudiera decirse, nunca robé ni me enriquecí en el desempeño del cargo, y mis ingresos actuales, que son variables e inciertos, no me permiten pagar los servicios de seguridad que dada la dimensión del riesgo, mi familia y yo requerimos”.

Finalmente, no sin sincerarse (“sé perfectamente que ha habido abusos en esta materia”), aceptó que en muchas ocasiones se ha otorgado protección del Estado a quien no lo necesitaba o lo ameritaba legalmente.

“En mi caso, dicha protección la necesito y se justifica plenamente dados los riesgos asociados al desempeño del cargo, por lo que lo que respetuosamente le solicito encuadra perfectamente en el concepto definido por la propia Constitución como ‘servicios de seguridad que requieran los servidores públicos por razón del cargo desempeñado'”, concluyó Calderón.

Fuente: LPO