Diferencias en el Grupo de los 10: Varios magnates aceptan reuniones en privado con AMLO

0
950

Son, quizás, uno de los grupos de influencia y poder más destacado de México. Se hacen llamar El Grupo de los 10, un selecto team de empresarios que reside en Monterrey y cabildea en conjunto en defensa de los intereses industriales del norte. Su postura histórica -acaso como respuesta idiosincrática- fue de resistencia al proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

Pero como ya ocurrió al interior del Consejo Mexicano de Negocios (CMN) -quizás el reducto que más aborrece a López Obrador, liderado por Claudio X. González- no todos están dispuestos a jugarse sus negocios por un dogma. Varios de los magnates regios ya empezaron a recalcular sus estrategias políticas.

Tiene sentido: los sondeos siguen poniendo a López Obrador muy por encima de Ricardo Anaya, la apuesta del segundo tramo de campaña para los factores del poder económico, y con el correr de las semanas crece la idea del “candidato inevitable”, definición que utilizó de forma premonitorio el propio Alejandro Quintero, consultor estrella de EPN.

Eso explica el giro de Alejandro Ramírez, presidente del CMN y mandamás de Cinépolis, que aceptó reunirse con Gerardo Esquivel -asesor económico de AMLO- en un claro gesto de acercamiento. En Monterrey se abrió un proceso muy similar.

Hay que recordar que El Grupo de los 10 recibió a Ricardo Anaya varias semanas atrás, en una comida muy elocuente que jamás logró López Obrador en sus visitas a Nuevo León. Hoy ese escenario cambió.

Según pudo saber LPO, operadores de López Obrador consiguieron dos citas en privado con magnates de ese selecto grupo. El tabasqueño ya conversó con Armando Garza Sada, de Grupo Alfa y con Enrique ZambranoBenítez, de Proeza.

Un dato: AMLO les pidió que se “coordinen” con Alfonso Romo, en una defensa política de su enlace empresarial, justo frente a los magnates que lo resisten por sus históricos conflictos con Alejandro Garza Lagüera, suegro de “Poncho” y uno de los hombres fuerte de Femsa.

Otro magnate ya envío señales de amistad a través de representantes de Morena en Nuevo León. Sergio Gutiérrez Muguerza, de Deacero. “Nuestros intereses pueden alinearse muy bien con el proyecto económico de Andrés Manuel”, le mandó decir el empresario.

El “Diablo” Fernández, en cambio, resiste con dureza en su postura anti-AMLO. Hace apenas unos días lanzó un video institucional para recordar los estragos que había hecho el “populismo” en las empresas del norte. No está solo: Xignux acompaña la postura del Diablo.

En Morena están convencidos que podrán sacar una cita privada con Rogelio Zambrano de Cemex, para inclinar así la balanza en favor del tabasqueño. Los operadores de AMLO afirman que Cemex podría pegar un giro pragmático, no tanto por su postura ideológica, sino por la necesidad de tener una buena relación con el próximo gobierno y evitar controles de la Comisión Nacional de la Competencia.

 

Con info. de La Política On Line

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here