AMLO: “Tengo muchos amigos con fortuna, no aborrezco a los millonarios”

0
220

“Este arroz ya se coció” repite en distintos espacios Andrés Manuel López Obrador, sin embargo, no olvida que aún está pendiente esa mediática enemistad con el sector empresarial, desde donde se mira con gran desconfianza su proyecto, por eso, en la entrevista que concedió a las cámaras de Tv Azteca, fue claro el mensaje conciliador.

“No todo el que tiene una fortuna es malvado; yo tengo amigos que tienen fortuna, amigos ricos, que respeto mucho, me llevo muy bien con ellos, no los aborrezco”, dejó bien claro en el diálogo que sostuvo con Javier Alatorre. “En general yo no odio, por eso soy feliz”, acota.

La historia de cruces con los empresarios se remonta desde sus primeros intentos por llegar a Los Pinos. Un quiebre con los banqueros, por ejemplo, fue acusarlos de orquestar y financiar la campaña en su contra.

En esta elecciones señaló concretamente a cinco empresarios de incidir en el proceso electoral, buscando fortalecer a Ricardo Anaya a través de la declinación de los otros candidatos, además de sus críticas a organizaciones sociales ligados a empresarios.

Eso suscitó fuertes choques que su equipo ha buscado revertir y poco a poco, se han hecho públicos los encuentros entre estos empresarios y Alfonso Romo o Gerardo Esquivel, los hombres que hacen puente entre Morena y el empresariado. El último encuentro, revelado por La Política Online, fue con Luis Robles, Presidente del Consejo de Administración de BBVA Bancomer.

De ahí, que no resulte extraño que dedicara tiempo en esta entrevista, acaso la más amistosa que ha ofrecido para la televisión mexicana, para defender que no todo el que es rico es malo.

“Puedes vivir en la justa medianía y ser respetuoso del que tiene y ha logrado su patrimonio con esfuerzo y trabajo”. Más tarde, el tabasqueño también afirmó que “el problema no es el que el empresariado acumule riqueza y no la distribuya. En México, la causa principal de la desigualdad es la corrupción”.

Hubo pocos cuestionamientos en materia de decisiones política y ellos llegaron hacia el final de la entrevista, ahí, López Obrador, en una expresión bastante relajada, negó haberse reunido ni con Enrique Peña Nieto, ni con Meade, ni con Nuño, ni con nadie del equipo priista. “El que lo ha visto muchísimo es Anaya, muchísimo”, insiste.

Aprovecha para insistir que no es conservador -aunque dice que es consciente de que muchos lo ven así. “Hoy me lo preguntaron, ‘¿qué es usted?’ -refiriendo a la religión- Pues soy cristiano en el sentido amplio”.

Al mismo tiempo, deja clara sus diferencias con la izquierda. “Hay quienes dicen ni perdón ni olvido, yo no estoy de acuerdo. Hay muchas cosas que no recojo de la izquierda, como hacer a un lado la familia y que todo sea apartar de lo colectivo, de la sociedad y la familia concebir que se trate de la derecha, no de la izquierda. No estoy de acuerdo. La familia es fundamental, en su expresión amplia”.

Dijo que no haría una cacería de brujas: “No necesito legitimar de esa manera, eso se hace cuando vienes de un fraude electoral o con muy poca popularidad o consenso”, señaló el tabasqueño, quien con alegría hablaba sobre la fiesta que habrá después del 1º de julio, haciendo referencia con amplia seguridad, de que triunfará en el proceso electoral.

 

Con info. de la Política On Line

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here