El PRI el partido Estado

0
63

Durante el siglo XX, el sistema político mexicano fue caracterizado por el presidencialismo y el partido político (PRI) en el poder, que le dio su estabilidad y continuidad. En 1929, nace el Partido Nacional Revolucionario (PNR), con el objetivo de impedir la fragmentación de los grupos revolucionarios y reducir el conflicto, aunado, buscaba dar cauce a las demandas sociales a través de la vía institucional-civil propiciando un alcance nacional a la acción político administrativa. Para 1938, la institución sufre una transformación, convirtiéndose en PRM (Partido de la Revolución Mexicana), un órgano de gran poder y presencia absoluta en el escenario político, consolidándose como un pilar fundamental del Estado mexicano posrevolucionario durante el gobierno de Lázaro Cárdenas, pasando de ser un partido de masas a un partido popular con su constitución en 1946 como Partido Revolucionario Institucional (PRI), es en este periodo cuando se constituye como un sistema presidencialista autoritario corporativista con tintes paternalistas, de partido hegemónico (partido de Estado).

Siendo un régimen presidencial autoritario, el poder recaía en el presidente, el cual era jefe de Estado y jefe de partido, y tenía la facultad de ser jefe máximo de las fuerzas armadas, de promover y cambiar leyes, nombrar y remover libremente a los secretarios, agentes diplomáticos, empleados de la unión, ministros y cónsules generales, escoger a su sucesor y hasta 1996 nombrar al jefe de Gobierno del Distrito Federal. Era un árbitro supremo a cuya representatividad todos los grupos se sometían, existía una masa de culto a su personalidad y a su poder, bajo formas tradicionales de relación personal, compadrazgo y servilismo. Esta figura era apoyada por el partido político para ejercer control sobre las organizaciones mediante medidas dictatoriales y corporativas, de esta forma, el sistema político de esta época se servía del paternalismo para mantener la sociedad conformista, fortaleciendo una cultura de la inactividad y de opacidad y dependencia hacia las decisiones emanadas del poder.

COMPARTIR

DEJA UNA RESPUESTA