Bartlett refuta que la falta de almacenaje de gas es culpa de la reforma energética

El equipo que encabeza Manuel Bartlett, refutó este jueves a players y especialistas del mercado energético, asegurando que la falta de almacenamiento de gas en México no se debe a la falta de proyectos generados por parte del gobierno actual, sino que se trata de una traba de la propia reforma energética.

Se trata de un tema que ha tomado centralidad en estos últimos días en que la generación de electricidad se vio vulnerada ante los problemas de abasto de gas natural desde Texas. Si bien esta situación de emergencia apunta la alta dependencia del país a las importaciones de combustibles, el mercado no tardó en advertir que los impactos serían menores con mayor infraestructura de almacenamiento.

Los señalamientos no pasaron inadvertidos por los directivos de la comisión, que tuvieron oportunidad de refutar durante la conferencia matutina. En su turno, el director de CFE Energía, Miguel Reyes, afirmó que, como resultado de reforma energética, la empresa productiva del estado “no puede invertir en almacenamiento, solo lo puede contratar”.

Cabe recordar que especialistas, en anterior diálogo con LPO, explican que, por el contrario, estos proyectos solo pueden ser desarrollados por las empresas estatales. De hecho, la Sener, de Pedro Joaquín Coldwell, y Cenegas, al cierre de la administración de Peña Nieto, armaron un proyecto que esperaban fuera continuado por la 4T. Éste fue rechazado por Rocío Nahle, aunque, aseguran los expertos, su viabilidad técnica y financiera estaba bastante encaminada.

Se trataba de un proyecto en cavernas ubicadas en cuatro entidades del país, pero no fue prioritario para esta administración, que se ha enfocado más en impulsar la producción petrolera y priorizar la austeridad. Para los expertos, este almacenamiento hubiera suavizado el impacto de la dura tormenta que complicó también la generación de energía en el estado sureño estadounidense ante un exceso de demanda y falta del combustible.

 

Fuera de ese debate, el directivo de la CFE también argumentó que, de cualquier manera, el problema de los apagones no se hubiera resuelto con mayor almacenaje, pues explicó que los ductos -que se pueden usar como almacenes de gas- de hecho están actualmente llenos, pero no se pueden utilizar pues no hay suficiente presión, ya que la infraestructura está congelada. Argumento que responde a algunos cuestionamientos de que el gas seguía fluyendo a México, por lo cual no se entendía por completo la situación de apagones que afectó a 4.7 millones de usuarios en el norte del país,

Desde Palacio Nacional, el titular de la comisión sostuvo que el aprendizaje de esta crisis es que muestra la vulnerabilidad del país al depender del gas natural de una sola fuente y revela la importancia de integrar a todo el sector.

En ese sentido, López Obrador cuestionó que se quiera dar a la CFE un trato como otra empresa privada, como ha insistido la Cofece. “¿Ustedes creen que debería ser tratada como Iberdrola?”, lanzó. “Es importante reconocer que se tienen estas dos grandes empresas que son de los mexicanos, empresas públicas que no tienen como propósito el lucro, sino el que se garantice el servicio de energía eléctrica y con precios justos”, defendió.