Los demócratas avanzan con el juicio político a Trump por “incitación a la insurrección”

La oposición inició la acusación luego de que los republicanos bloquearan una resolución que pedía que Mike Pence destituyera al presidente.

La bancada demócrata de la Cámara de Representantes presentó este lunes una acusación por “incitación a la insurrección” contra Donald Trump para que el Senado le inicie juicio político, a nueve días de su salida del gobierno de Estados Unidos.

La presentación de la acusación llegó minutos después de que la oposición republicana bloqueara una resolución que pedía que el vicepresidente Mike Pence destituyera a Trump invocando la Enmienda 25 de la Constitución, que le da esa autoridad.

El proceso allana el camino para acusar oficialmente a Trump de ese cargo, en una votación en el pleno de la Cámara de Representantes que podría hacerse el miércoles. La resolución cuenta con 210 patrocinadores, lo que prácticamente garantiza que el mandatario será formalmente acusado.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, había advertido el domingo que estaba lista para lanzar un segundo proceso de juicio político contra el presidente, a menos que Pence y el gabinete lo destituyan por la Enmienda 25.

La líder demócrata sostiene que Trump es “una amenaza inminente” para la Constitución y la democracia estadounidense por los episodios de violencia del miércoles pasado en el Capitolio a manos de sus seguidores. En la acusación se menciona el discurso de Trump de ese día en el que los incita a marchar al Congreso.

Trump “amenazó la integridad del sistema democrático, interfirió con la pacífica transición del poder y puso en peligro a otra rama del Gobierno con el mismo nivel de autoridad. De este modo, traicionó la confianza como presidente, para manifiesto daño de Estados Unidos”, agrega el documento.
La acusación formal en la Cámara Baja obligaría al Senado a iniciar el juicio político (el segundo contra Trump tras el celebrado hace un año por sus presiones a Ucrania), aunque la Cámara Alta controlada por los republicanos no tiene previsto retomar su actividad hasta el 19 de enero, un día antes de que asuma Joe Biden.

Aunque no tienen chances reales de que el juicio político termine en la destitución de Trump, los demócratas plantean también la posibilidad de inhabilitarlo para ocupar futuros cargos.

LPO