Disturbios en Washington: seguidores de Trump tomaron el Capitolio y se enfrentan con la Policía

Centenares de simpatizantes del presidente ingresaron al Congreso, paralizando la certificación del triunfo de Biden. Trump los había arengado.

Centenares de simpatizantes del presidente ingresaron al Congreso, paralizando la certificación del triunfo de Biden. Trump los había arengado.

Cuando apenas iniciaba la sesión del Congreso de EU para certificar la victoria de Joe Biden, se desató el caos en el corazón de Washington, cuando centenares de simpatizantes de Trump ingresaron de manera violenta al Capitolio, enarbolando banderas confederacionistas, gorros de Make America Great Again y hasta portando armas largas, conjurando una inquietante imagen de anomia absoluta en el seno de la democracia más antigua del mundo.

El episodio, que provocó la evacuación de los miembros del Congreso, es la coronación lógica de la campaña que ha liderado Trump desde la noche electoral del 3 de noviembre, calificando sin pruebas una y otra vez su derrota como fraudulenta y por la cual ha instigado a sus seguidores a que se reunieran en Washington para protestar por la oficialización del triunfo de Biden, un proceso que históricamente ha sido meramente una formalidad.

Trump había buscado, sin éxito, presionar al vicepresidente Mike Pence para que no aceptara los votos del Colegio Electoral en la sesión del Congreso, luego de hacer lo propio con las autoridades electorales de varios estados en los que perdió por un reducido margen de votos.

Pence fue justamente uno de los primeros en ser evacuados del Senado, luego que la Policía constatara el ingreso de los manifestantes, que exhibían las señales de pertenecer a agrupaciones de ultra-derecha como The Proud Boys, que militan activamente por el republicano con consignas racistas.

Ante los desmanes, y luego de azuzar durante semanas a sus simpatizantes y hasta realizar un discurso diciendo que “nunca concederá” ante Biden este mismo mediodía frente a la Casa Blanca, Trump pidió por Twitter a los manifestantes que dejen de atacar a la Policía y que se comporten de manera pacífica.

Mientras tanto, numerosos dirigentes y legisladores demócratas acusaban al presidente de sedición e impulsar un golpe de Estado, mientras incluso expertos constitucionalistas y comentaristas conservadores llamaban a nuevamente impulsar un juicio político contra el presidente saliente.

Entre ellos, el propio Joe Biden, quien compareció ante los medios de manera urgente. “En este momento, nuestra democracia se encuentra bajo un ataque sin precedentes, como nunca hemos visto en los tiempos modernos”, denunció el presidente electo.

Y agregó: “Pido al presidente Trump que salga a la televisión nacional ahora para cumplir su juramento y defender la Constitución y exigir el fin de este asedio “.

Pence, en su cuenta de Twitter, llamó también a detener la violencia y advirtió que quienes sean responsables de ataques contra el Capitolio serán juzgados con la mayor firmeza posible.

Por lo pronto, Murial Browser, la alcaldesa de Washington, declaró un toque de queda desde las seis de la tarde, ordenando que nadie que no sea personal esencial puede estar afuera en la capital estadounidense después de las 6 de la tarde. Además, la Guardia Nacional comenzará a patrullar la ciudad en las próximas horas, dando cuenta de la gravedad de los incidentes de la jornada.

 

Fuente: LPO