Alerta en Palacio Nacional: temen un choque entre militantes de Morena en la “asunción” de Porfirio

Les llegó la información de que la consultora de Ricardo Peralta y Abraham Mendieta prepara una protesta violenta contra Muñoz Ledo. ¿Nuevo escenario para tirar el proceso?

La interna de Morena es una olla de presión a punto de reventar. Porfirio Muñoz Ledo sigue llevando la contienda al límite: no aceptó el empate y aseguró que el lunes al mediodía tomará protesta -aunque sea simbólica, como hizo AMLO en 2006- como nuevo dirigente del partido oficialista.

 

Porfirio convocó a la militancia a acompañarlo en un “acto pacífico” en la puerta de la sede de Morena en la colonia Roma. Se descuenta que varios sectores del partido que apoyan su candidatura movilicen a sus seguidores para “mostrar músculo”.

 

Sin embargo, un dato empezó a circular este domingo en Palacio Nacional, que generó una enorme preocupación por cómo pueda terminar este evento. Según pudieron saber en las oficinas de Presidencia, algunos operadores estarían armando una suerte de “contra-marcha”, una protesta contra Muñoz Ledo que podría terminar en un cruce violento entre militantes.

 

El dato es que la consultora de Ricardo Peralta y el español Abraham Mendieta estarían organizando a un grupo de jóvenes para acusar a Muñoz Ledo de “abusador”. Lo denunciarían a los gritos por las presuntas denuncias de acoso que cargaría el político octogenario

 

LPO reveló hace algunos días la consultora que montaron Peralta y Mendieta, en una coqueta casona de Las Lomas, más específicamente en una esquina de avenida Las Palmas. “Dicen ser pueblo, pero sus oficinas son fifís”, bromeaban algunos funcionarios en estos días.

 

Entre la información que llegó a Palacio se afirma que la protesta contra Muñoz Ledo sería organizada por Alejandro, Rodrigo Cornejo y Estefanía Veloz, entre otros. Un grupo de jóvenes que venían trabajando para Gibrán Ramírez y, con su derrota en el sondeo de reconocimiento, terminaron apostando por la consultora de Peralta y Mendieta.

“Llegan ante un pre-candidato y dicen que son enviados de Delgado, de Monreal, o directamente que los envió López Obrador. Y es todo un engaño. Nadie los está mandando. Es un negocio que están armando ellos solos”, explicaron a esta redacción desde Palacio.

La historia de Peralta es meteórica. AMLO lo corrió de la administración de las aduanas por las denuncias múltiples de corrupción que recibía. Lo mando a Segob, o “el Palacio de las Penitencias”, como lo catalogan algunos en la 4T. Pero allí también duró poco: las denuncias seguían apuntándolo, incluso por amenazar alcaldes, como pasó con Arturo González, de Tijuana.

López Obrador bajó el mensaje de que había que correr a todos los funcionarios aduanales vinculados a Peralta, trabajo que ahora está cumpliendo Horacio Duarte. También pidió que nadie de sus colaboradores más cercanos se vuelva a fotografiar con él, un castigo que ya vivió en carne propia René Bejarano.

 

Fuente: LPO