El destape de Durazo desata una carrera por el control de la Secretaría de Seguridad

El pre-candidato quiere dejar un relevo de su equipo. Pero su salida podría obligar otros movimientos en el Gabinete. Los nombres.

“Deseo extender la política de la 4T al estado”, dijo Alfonso Durazo la mañana de este jueves, y confirmó así lo previsible: querrá pelear la gubernatura de Sonora. Desde luego, su declaración tuvo un efecto inmediato en los suspirante a controlar la Secretaría de Seguridad Pública. Un lugar siempre difícil, pero nada despreciable.

Durazo tiene interés en dejar a su subsecretario Ricardo Mejía, una persona de su confianza. Pero varios perfiles empezaron a sonar y a mostrar interés en su puesto. Uno es Leonel Cota, a quien podrían compensar con ese cargo por perder la interna en Baja California Sur. Cota empuja al alcalde de La Paz, Rubén Muñoz Álvarez, pero las encuesta ubican en primer lugar a Victor Manuel Castro.

Un nombre llamativo que se coló en la danza de suspirantes es Santiago Nieto. El titular de la UIF también es mencionado para la candidatura de Morena en Querétaro. Su salida de la Unidad de Inteligencia Financiera se solapa con el dato de que Raquel Buenrostro tiene cada vez más incidencia en la operación de la UIF.

En Morena también mencionan a Omar García Harfuch como un eventual reemplazo de Durazo. En primer lugar, por la imagen positiva que cosechó tras resistir el ataque de sicarios a su camioneta blindada. Pero también muchos leen que ese eventual movimiento fortalecería a Claudia Sheinbaum, una de las eventuales candidatas a la sucesión.

Por último, el ex panista Manuel Espino también circula en los pasillos de Palacio Nacional como uno de los eventuales sucesores de Durazo. Espino tomó protesta en febrero pasado como Comisionado para la Seguridad Federal.

Fuente: La Política OnLine