Yeidckol quiere armar una alianza “anti-puros” y pretende que Mario Delgado se baje de la pelea en Morena

Considera que si arman un frente, podrían dejar sin poder a Los Puros. Delgado apuesta por la inclusión. Monreal dice que no se meterá.

espués de varios meses a la defensiva, Yeidckol Polevnsky trazó un plan de acción para las próximas semanas, las definitorias en la pelea interna por la dirigencia de Morena. Asediada por las denuncias de Alfonso Ramírez Cuéllar, ahora la secretaria general quiere armar una “alianza anti-puros”.

Polevnsky quedó en limbo político, después de sentir que Los Puros la desplazaban del partido. Su terminal política en Palacio Nacional era Alejandro Esquer. Ahora menciona a Ramírez Cuéllar, Bertha Luján, Martí Batres y César Yañez, entre otros, como sus nuevos adversarios, a los que no les perdona las denuncias por presunta malversación de fondos bajo su conducción en Morena.

El problema de Yeidckol es que, del otro lado, tampoco tiene grandes aliados. Por eso, ahora esgrime un plan “Anti-Puros”. Su idea es que junto a Mario Delgado, Marcelo Ebrard, Ricardo Monreal e Higinio Martínez deberían armar un gran pacto. Claro, la condición sería que Delgado deponga su candidatura.

“Si Mario se baja y tiene otro mandato como coordinador en San Lázaro, con Ricardo en el Senado, y ella en la dirigencia, Los Puros no tendrían ningún lugar relevante y quedarían apartados”, dicen en el entorno de Polevnsky.

Para defender esta postura, la lectura de Yeidckol es que Porfirio Muñoz Ledo puede ganar si no hay una unidad contra Los Puros. “Con Mario compartimos electorado“, dice.

Su plan cuenta, sin embargo, con algunos escollos. Delgado repite una y otra vez que su plan será -otra vez- ser un “soldado de AMLO” y sólo buscará la unidad, no la fractura al interior de la 4T. El plan de Yeidckol no lo seduce.

Con Monreal la relación fue siempre muy tensa. Polevnsky se cansó de acusarlo de “ambicioso vulgar” y otros epítetos muy utilizados por la “vieja guardia” de Morena.

Como reveló LPO, hace algunos meses después de sentirse traicionada por Batres, Yeidckol empezó a buscar encuentros con el jefe de los senadores. La respuesta tampoco sería positiva: Monreal repite que no quiere “meterse” en la interna.

 

Fuente: LPO