La Patria es primero

Celebrando el mes patrio, me voy a desviar un poco de la línea de propiedad en condominio que he estado siguiendo en mis últimas publicaciones, para reflexionar y discernir sobre la devaluación que hay en relación a las fiestas patrias, a lo nacional, a la historia de la nación, hoy con las redes sociales todos dan su “sabia” opinión respecto de la historia nacional y leyendo estas opiniones, es realmente dramática la ignorancia que impera en esos comentarios; tampoco con ello, señalo qué, todos deban ser historiadores, pero lo mínimo indispensable de conocimiento histórico, para tenerle amor a esta nación, si.

Hay una tendencia a no celebrar el grito de independencia argumentando sin ton, ni son, cosas que han escuchado o que se imaginan y dan por hecho, como un comentario que leí en el que señalaba este cibernauta: “los niños héroes son un invento como el chupacabras”, considero qué es toral que los jóvenes recuperen los valores patrios, el amor por México.

En esa reflexión me pregunto ¿la historia que se enseña en las escuelas es suficiente?, ¿las políticas en materia de educación lo han sido?
No hay ya una comprensión de lo que vivieron quienes defendieron el país en el siglo XIX, primero en la independencia, en las guerras intestinas, en las intervenciones norteamericana y francesas, la sangre derramada por los mexicanos, que creían en ese proyecto de nación.

Muchos de estos “sabios” de las redes sociales, toman la bandera de los acontecimientos históricos para denostar lo que hace o deja de hacer el gobierno o los partidos políticos, sin investigar y profundizar en ellos, voy a reflexionar en los días 15 y 16 de septiembre que vivieron los mexicanos en el año de 1847, tan sui generis como el actual, un año antes, los norteamericanos habían comenzado la guerra contra México en un afán expansionista, en septiembre de 1847 las tropas de Estados Unidos habían llegado a las puertas de la Ciudad de México, aquí me centro, ya que, gracias a que en mi familia materna existe la tradición de guardar documentos familiares, así como fotografías, etc. Voy a escribir de aquellos acontecimientos a partir del bisabuelo de mi bisabuelo (documentos propiedad del Q.F.B. José Armando Tejeda Barañon), Andrés Tejeda, (hijo de José Mariano Avelino Tejeda y Trinidad Herrera) nació en 1809 en la Ciudad de Puebla (acta de bautismo de la catedral metropolitana de Puebla), el fue héroe de la defensa de Puebla en 1833, siendo gobernador Cosme Furlong en el primer intento de reforma del país; en 1847 era el primer regidor de Tepeaca cuando ingresó el ejercito norteamericano por Veracruz, según los documentos antes mencionados:
Andrés Tejeda Herrera quien en ese momento residía en Tepeaca, al enterarse del posible desembarco norteamericano en Veracruz, sale de dicha ciudad dirigiéndose a Puebla para hacer provisiones de hombres, armas y pertrechos que obviamente por su experiencia como veterano de gloriosas batallas pasadas tiene los contactos para lograr salir avante y dirigirse primero a la ciudad de Tecali y posteriormente a ciudad de México y ponerse primero a las órdenes del Señor General Santiago Rodríguez, posteriormente a las del jefe de la línea de Tepeaca el Teniente Coronel Don Florentino Calderón.

El General Joaquín Rea- Certificó: que el primer ayudante D. Andrés Tejeda, mucho antes que los Yankies ocuparen la plaza de Veracruz, se puso a mis órdenes, en Puebla, reunió porción de armas y municiones, organizó a la vez una fuerza de Infantería, con la que al fin salió de dicha ciudad, cuando los expresados enemigos la ocuparon. Estuvo algún tiempo por Tecali, a las órdenes del Sr General Santiago Rodríguez, y después a las del jefe de la línea de Tepeaca Teniente Coronel D. Florentino Calderón. En julio último de orden mía marchó para la capital de México, con una división q. se puso a disposición del señor coronel Hierro, formada por mí y habiendo marchado cabalmente cuando E.U. atacó la referida capital, el señor Tejeda advirtió a todas las funciones de armas ocurridas allí—En cuanto a la precitada Capital de México, marchó a Querétaro, mandando accidentalmente un batallón de infantería.

Arreglados todos los cuerpos le fue concedido pasaporte por el señor General Lombardini, como comandante general de Querétaro, para que se incorporase como en efecto lo verificó y ha continuado sirviendo brillantemente a mis órdenes- El señor Tejeda es hombre que en favor de la patria nada nada deja de hacer, pues por servirla mejor, hasta abandonó muchos meses a su familia, ha servido por cualquier sueldo, no ha eccijido nunca más que un frugal alimento, porque su ídolo es la salvación de la causa nacional- Dado en Tepeji a primero de marzo de mil ochocientos cuarenta y ocho, Joaquín Rea Salas, Sr. Domínguez, Pablo Gómez- Mariano Martínez, General de Brigada y jefe de la tercera del ejército Mejicano- Certifico: Bajo de mi palabra de honor que el primer ayudante del batallón mixto de Méjico, Don Andrés Tejeda a mis órdenes en la Garita de la Candelaria sufrió el vivo fuego que recibimos del perverso Norte Americano el día 11 y 12 de septiembre próximo pasado de que resultó havernos hecho sus heridas, un comandante de Batallón y dos capitanes nuestros; que este jefe sostuvo con valor al punto que le fue encomendado y que abandonando a su familia equipajes e intereses acompañó al ejercito hasta esta ciudad siendo el único jefe que con la fuerza posible ha sostenido al batallón y por haberse hecho, ni arreglo de los cuerpos nacionales formando un solo cuerpo, resulto sin — y se les puso a su pedido el pasaporte para el Estado de Puebla para incorporarse al Sr. General Rea o al Exmo. Sr. General Presidente D. Antonio López de Santa Anna—
Y a pedimento del interesado doy el presente en Querétaro a nueve de octubre de mil ochocientos cuarenta y siete- Mariano Martínez.

Regresando a lo que se vivió en esas “fiestas patrias” con el enemigo invasor en palacio nacional, prácticamente acabado el ejercito y la guardia nacional, en la candelaria, molino del Rey, Churubusco y Chapultepec; ¿cómo celebrarón las fiestas patrias Andrés Tejeda y sus contemporaneos?, después de 173 años, lejos de ese derramamiento de sangre, de dolor, de desesperanza, los “sabios” cibernautas se dan el lujo de opinar, de señalar y de denostar, sin reflexionar, qué para construir una nación como la nuestra, costó sangre sudor y lágrimas de muchos mexicanos que creían en un proyecto de nación.
Así también comento que hay gente que tenemos raices poblanas de 7 generaciones orgullosos de serlo, y de repente vienen arribistas con dos años a querer gobernar Puebla, hay que reflexionar si son capaces de hacerlo.
¡considere Usted!