La dificultad de entender nuevos conceptos jurídicos

Los cambios conceptuales en el entorno jurídico se dan por diversas situaciones, una de ellas es solucionar problemas sociales, estos cambios no siempre se aceptan de manera inmediata, la resistencia al cambio puede incluir a los magistrados de un colegiado de circuito, a un juez de distrito, notarios, académicos, etc.

Voy a seguir escribiendo sobre la propiedad en condominio, qué es precisamente un concepto jurídico relativamente nuevo; en ciudad de México data de 1954, para un mejor aprovechamiento de los espacios públicos, como ya se había comentado, la propiedad en condominio se debe constituir, se puede modificar e incluso extinguir, si así se requiere.

Las propiedades en condominio están compuestas por una asamblea general, misma que se integra por todos los condóminos, los cuales tendrán un voto por unidad privativa, esta asamblea general se constituye en la propia escritura pública, de ahí se desprende la primera dificultad de entender un nuevo concepto, ya que al constituirse ante notario, se forma esa nueva persona jurídica, y cuando menciono que hay dificultad para entender el concepto ahí se incluye a los notarios, quienes posterior a la constitución del régimen, le comentan a su cliente que deben constituir una persona jurídica (asociación de colonos), para que puedan llevar a cabo las relaciones entre condóminos, lo que no necesariamente es cierto, ya que fue constituida previamente.

Otro problema, es entender la diferencia entre propiedad privada y unidad privativa (propiedad exclusiva), en apariencia es lo mismo, pero no precisamente es lo mismo, recordando que en derecho los términos deben ser exactos para que sean lo mismo, la unidad exclusiva es la propiedad sobre el espacio; por ejemplo (hipotético) un departamento que está en el segundo piso, tiene como copropiedad el piso que es techo del vecino de abajo, el techo que es el piso del vecino de arriba, las paredes se comparten con los vecinos de los lados ¿entonces, la propiedad es el área que hay dentro de las paredes?, otra diferencia es el subsuelo, ya que aunque constitucionalmente el subsuelo es propiedad originaria de la nación; en el caso de la propiedad privada parte del subsuelo es del propietario, mientras que en la propiedad en condominio el subsuelo es copropiedad, a eso se le llama indiviso (in=sin, diviso=división) es lo que no se puede dividir, para ello un especialista hace una tabla de indivisos, qué es el porcentaje que le corresponde a todos los copropietarios de las áreas de uso común, de eso, el ayuntamiento cobra parte proporcional en el recibos prediales.

Otro tema en la propiedad en condominio es el pago de las cuotas condominales, las que son obligatorias según el artículo 38 de la ley que regula el régimen de propiedad en condominio:
“Es obligación de todos los condóminos contribuir a la constitución de los fondos de administración y mantenimiento y de reserva, así como cubrir las cuotas que para tal efecto establezca la asamblea”.

Esta obligación, en la práctica genera muchos problemas, ya que bajo la lógica de que las propiedades en condominio se piensa que son fraccionamientos, en muchos de los casos no se quieren pagar, de aquí se desprende una crítica al Poder Judicial Federal, ya que la semana pasada, resolvió un amparo señalando que no se podía negar el acceso al quejoso a la propiedad en condominio por no pagar sus cuotas condominales, lo que es un golpe fuerte para el concepto, porque las cuotas condominales, no solo son para acceder a la propiedad en condominio, sino que son cuotas de mantenimiento y reserva, volviendo al tema central de mi columna, la dificulatad para entender el concpeto por parte de ese juez que otorgó el amparo, genera un problema social hacia dentro de la propiedad en condominio, considero que es una obligación de los operadores jurídicos actualizarse, de menera seria, porque en el caso que expuse, el espíritu con el que se construyó el concepto de la propiedad en condominio queda fracturada por un interés particular, sobre un interés social.

Considere usted¡