La 4T pone en marcha la termoeléctrica de Hidalgo: perfila su operación al cierre de año

Aseguraron que ya no enfrentan ningún impedimento legal pues tras las pesquisas se determinó que no afecta el agua de la región.

Más de un año le tomó al gobierno de López Obrador poder poner en marcha la planta termoeléctrica en Morelos por las distintas trabas legales que tuvo que enfrentar, pero finalmente este jueves ya anunció el arranque de la obra, asegurando que no existen más impedimentos de ninguna índole.

El presidente mexicano anunció esta mañana, desde su conferencia matutina, que la obra ubicada en Huexca e iniciada en el sexenio de Enrique Peña Nieto, podría arrancar operaciones ya a finales de este año.

Desde su inicio, la obra generó fuerte controversia en la comunidad y al llegar el gobierno de López Obrador el avance era importante, por lo que el mandatario evaluó el continuar con la obra de más de 20 mil millones de pesos que afirmaba no estaba dispuesto a desperdiciar, así que sometió el proyecto a una consulta, cuyo resultado celebró en febrero de 2019 al ganar con casi el 60% de la aprobación.

Pero la población opositora no se quedó de brazos cruzados y logró imponer amparos que mantuvieron frenada la obra desde entonces. El alegato es que pondría en riesgo el suministro de agua para riego en la región.

Pero la 4T logró destrabar esa traba legal. En el mismo espacio matutino, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, explicó que se realizaron diversas periciales en hidrología forense, arrojando que no causaba falta de suministro de agua en canales de riesgo de los ejidos. “Judicialmente se puede proceder”, afirmó.

Por su parte, Bartlett explicó con más detalle el funcionamiento de la planta, que aseguró, no implicará la toma de agua del río Cuautla, sino que se trabaja con aguas negras, además, señaló: Morelos es de los pocos estados sin generación propia, así que debe provenir de otros estados. La ubicación de una planta ahí es importante”.

 

Fuente: LPO