México libre no pasó

El 7 de septiembre inicia el proceso electoral donde más de 95 millones de mexicanos podrán elegir a sus representantes, están en juego más de 21 mil cargos de elección popular.

Y justo antes de comenzar el Consejo General del Instituto Nacional Electoral determinó que México Libre no acreditó los requisitos para ser registrado como nuevo partido político y participar en las elecciones del próximo 6 de junio de 2021.

El rechazo fue porque rebasó el 5% del tope de gastos de campaña, fue del 8.18% de acuerdo con el consejero del INE Ciro Muruyama, quien en Twitter explicó detalladamente el porqué del voto en contra sobre el dictamen de nuevos partidos políticos.

Desde el 21 de agosto el Consejo General del INE multó a México Libre con $3,129,932.05 por contar con aportaciones de personas no identificadas. Se detectaron aportaciones irregulares por valor de $1,241, 687.00, el 8.18% del total. También se acreditaron $1,695,512.90 de egresos no reportados o comprobados.

La polémica se desató porque México Libre utilizó el mecanismo de CLIP, una terminal de venta, pero que no hace posible identificar los datos de aportantes en el voucher, ya que sólo se refleja los últimos 4 dígitos de la tarjeta y esto ya había sido advertido desde agosto del año pasado.

La respuesta del matrimonio Calderón-Zavala fue que anexaron una copia de la credencial del INE del donante, así como una carta de declaración de verdad; sin embargo, todos recordamos las irregularidades detectadas en el proceso de 2018 cuando Margarita Zavala se registró como candidata independiente.

Lo cierto es que la sociedad celebra esta decisión, está cansada de tener más partidos políticos, ya que los ve como otro aparato que mantener con los impuestos, sobre todo el próximo año que se prevé que habrá una fuerte crisis.

No podemos dejar de observar el contexto de esta decisión del INE, pues existen actores políticos que se benefician de esta medida. El presidente pudo haber operado para mantener los equilibrios políticos para el próximo proceso electoral, el PAN es otro beneficiado y el INE se legitima al mostrarse como el árbitro imparcial, que organizará las elecciones.

Ahora entrará en escena el Tribunal Electoral ante la inminente impugnación del calderonismo. Lo cierto es que ratificar la decisión del INE le dará puntos a favor de su imagen como máximo órgano electoral.