La Corte avisa a López Obrador que no acompañará la consulta para juzgar a Peña y Salinas de Gortari

Tensiones en puerta. La ausencia en el Segundo Informe. La ambición detrás de la reforma.

Arturo Zaldivar no estuvo en el Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El presidente de la Suprema Corte se excusó sin mayores motivos y luego también dejó el lugar vacío el fiscal general Alejandro Gertz Manero.

Un desaire muy calculado de las cabezas del Poder Judicial que el mandatario trató de utilizar en su favor al decir que la Justicia es independiente del Ejecutivo.

Hay una tensión subterránea desde que hace algunos días Zaldivar le dijo a AMLO que la consulta para juzgar a los ex presidentes no será avalada por la Corte. Según dicen fuentes de Palacio Nacional, Zaldivar explicó que los presidentes tienen fuero constitucional y que solo están expuestos ante delitos probados de traición a la patria.

La Corte no convalidará la consulta porque además la considera un despropósito filosófico y un pésimo mensaje: supuestamente se traslada la decisión a la sociedad pero en esa tesitura se omite que los jueces de la Corte provienen del Senado y son una propuesta del Ejecutivo. Corolario: los jueces emergen de la sociedad.

Días atrás, Zaldívar recordaba en privado lo sucedido cuando Vicente Fox quiso detener a Luis Echeverría por la masacre de Tlatelolco. En esa ocasión Fox estuvo mejor asesorado judicialmente porque se buscaba demostrar hasta que punto Echeverría autorizó esa matanza de estudiantes. El ex presidente termino detenido en su domicilio aunque no se lo juzgó.

Con estos límites Zaldivar demuestra lo que al interior de la Corte ya se conoce: el ministro tiene una trayectoria que va más allá de los tribunales y que toca otras instancias de la vida pública. Un camino que pretende proteger y que tiene su base en la Corte. Para Zaldívar, el máximo tribunal no es el fin sino el principio.

Algo que quedará en evidencia cuando se discuta la reforma judicial. Esa reforma tiene dos objetivos muy concretos: una Corte que trate menos casos, que sea más selectiva (como la de EU) y que además sus decisiones sean de carácter jurisprudencial, o sea, que sienten precedentes en los tribunales inferiores.

 

Fuente: LPO