Desde la semana 30 la pandemia por Covid-19 en Puebla muestra una tendencia clara a la baja: López-Gattel

Desde la semana 30, que fue del 19 al 25 de julio, la pandemia por Covid-19 en Puebla muestra una tendencia clara a la baja, informó este martes José Luis Alomía Zegarra, director de Epidemiología de la Secretaría de Salud federal.

Durante la rueda de prensa del subsecretario Hugo López-Gatell Ramírez, el funcionario federal subrayó que Puebla alcanzó un primer acmé o pico en la semana 25 –del 14 al 20 de junio–.

En las semanas posteriores hubo un descenso importante y luego volvió a subir, aunque ya no como lo había hecho en semanas previas, es decir, se observó una curva más en lo horizontal o una meseta, indicó.

“Desde la semana 30 y en la actualidad ahora sí hay una tendencia descendente bastante clara –en Puebla­–, inclusive alcanzando niveles por debajo de la mitad de lo que fue el mayor pico en la semana 25”.

Asimismo, Alomía Zegarra informó que la ocupación hospitalaria en la entidad se encuentra por debajo del 39 por ciento, tanto para camas con ventilador como para pacientes no graves.

“Es decir, hay más de 60 por ciento de disponibilidad habiendo disminuido la ocupación de camas generales”, agregó.

En las gráfica presentada hoy por el funcionario se observa además que la ocupación de camas sin ventilador, para pacientes no graves, tuvo una disminución del 6 por ciento durante la última semana, mientras que la relacionada con pacientes graves se mantuvo sin cambios hacia arriba o hacia abajo.

“La hospitalización en todo el mes de agosto registra una tendencia clara descendente en el caso de Puebla”, acotó el funcionario.

Asimismo, explicó que las gráficas son construidas en la base de la red Irag, es decir, se trata de personas que presentaron un cuadro grave, compatible con Covid-19, y que por lo tanto requirieron hospitalización, independientemente de si se confirmó o no que tenían la enfermedad.

Sostuvo que la entidad se mantiene en semáforo epidemiológico naranja, lo que implica que el riesgo es alto por la incidencia y la carga de la enfermedad.

 

Fuente: La Jornada de Oriente