Videgaray niega las acusaciones de Lozoya: “Es una venganza política”

El ex funcionario dice que las denuncias en su contra son "absurdas, inconsistentes y temerarias". Lavalle Maury y Cordero rechazaron recibir sobornos.

El terremoto político provocado por la filtración de la denuncia de Emilio Lozoya a la Fiscalia General de la República en el día de ayer, que detalla en 63 páginas una red de corrupción que va desde Salinas de Gortari, Calderón y Peña Nieto hasta numerosos ex funcionarios de primera línea, senadores y gobernadores continúa generando reacciones de los imputados por el ex director de Pemex.

El último en hablar fue Luis Videgaray, el ex canciller y secretario de Hacienda del sexenio pasado que es mencionado por Lozoya como responsable junto a Peña Nieto de una serie de delitos, entre ellos compra de voluntades de senadores para aprobar la reforma energética, enriquecimiento personal ilícito y haber recibido dinero ilegal para la campaña del 2012 de parte de la compañía Odebrecht a cambios de futuros negocios.

En un comunicado subido a su cuenta de Twitter, que permanecía inactiva desde hace casi dos años, Videgaray califica las acusaciones de Lozoya de “absurdas, inconsistentes y temerarias”, y se las atribuye a una “venganza política” motivada por la mala relación entre ellos.

“Las múltiples imputaciones que me hace Emilio Lozoya son falsas. Además, son absurdas, consistentes y temerarias. Son mentiras inventadas para intentar librar las consecuencias de sus propios actos. El único responsable de la grave situación que enfrentan su madre, hermana y esposa se llama Emilio Lozoya”, escribió el ex hombre fuerte de Peña Nieto, quien en la actualidad se desempeña como profesor en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusetts.

Videogaray continúa asegurando que “no sorprende que [Lozoya] intente inculparme precisamente a mí de sus actos indebidos; desde aquellos años es ampliamente sabido que tuvimos una mala relación personal, resultado de su mal manejo financiero de Pemex, de lo que él pretendía hacer con la reforma energética y de su conducta como servidor público”.

Además, y tras decir que está “siempre listo para atender” a la Justicia y esclarecer la verdad, sostiene que decidió romper el silencio que se impuso tras abandonar la función pública ya que no va a permitir que “por una venganza política” se le difame. Expresa también que desea dirimir este tema y defender su honorabilidad “a través de la instancias jurídicas correspondientes”.

Otros mencionados se deslindan

Además de Videgaray, en las últimas horas otros dirigentes políticos negaron haber recibido sobornos y participar de los negocios ilícitos tal como acusó Lozoya en su declaración. Es el caso de los panistas Jorge José Lavalle Maury y Emilio Cordero, que se declararon inocentes en comunicados subidos en sus cuentas de redes sociales.

Según Cordero, secretario de Hacienda y Desarrollo de Calderón y ex Presidente del Senado, nunca recibió sobornos para aprobar la reforma energética y tampoco estuvo involucrado en la trama de Etileno XXI. En la carta, trata a Lozoya de “delincuente confeso” que está engañando a la Justicia para no ir a la prisión.

“Con mentiras, busca que sea otro el que pague por los delitos que él cometió”, sostiene.

Por su parte, Lavalle Maury, quien es señalado por el ex director de Pemex por haber recibido sobornos y contratos a sus empresas de parte del gobierno de Peña Nieto por su voto para aprobar las reformas mientras era senador, dice que Lozoya miente “y no puede probar sus dichos, por la sencilla razón de que son rotundamente falsos”.

El ex senador panista, cuyo socio comercial y mano derecha Rafael Jesús Caraveo Opengo apareció recibiendo maletas cargadas de dinero presuntamente para comprar su voto en el video filtrado esta semana,  añade que ya está preparando su defensa para demostrar su inocencia.

 

Fuente: LPO