AMLO dijo que no terminó de leer la denuncia de Lozoya: “No quería tener pesadillas”

El presidente confirmó la veracidad del explosivo documento y lo tildó de "escandaloso". "No estamos persiguiendo a nadie", aseguró.

Andrés Manuel López Obrador.

Alrededor de las 19:00 horas del miércoles, circuló la filtración de una declaratoria de Emilio Lozoya ante la Fiscalía. Para López Obrador, no queda dudas de que el documento es real y lo califica como “escandaloso”. Sin embargo, este jueves reconoció que no terminó de leerlo: “No quería tener pesadillas”, dijo.

“Me estaba desvelando”, justificó el presidente esta mañana por no haber terminado la lectura. La conferencia en esta ocasión se llevó a cabo en Zacatecas con un largo foco en los datos de seguridad, pero la prensa no dejó escapar el tema que hizo cimbrar a la opinión pública una tarde antes y le cuestionó su opinión al respecto.

Pero López Obrador confesó que no terminó de leer la denuncia de hechos de poco más de 60 páginas. Además, agregó: “No quería tener pesadillas por lo que estaba leyendo, porque sí está escandalosa”.

Lo que sí, y viene en línea con lo que ha dicho desde el inicio de las audiencias del exfuncionario peñista, es que la mencionada declaratoria no implica necesariamente que lo que se diga es cierto y falta que la Fiscalía recabe todas las pruebas que ahí se ofrecen, afirmando que habría de llamarse a declarar a los involucrados.

“Tiene la fiscalía que hacer el trabajo de investigación y yo tengo confianza que el Fiscal, Alejandro Gertz Manero, que actúe con profesionalismo, con rectitud y desde luego, con apego a la ley. Es un hombre íntegro, le tengo confianza. Sería incapaz de inventar nada”, dijo el presidente.

Y aunque reconoce que se tienen que probar los hasta ahora dichos de Lozoya, se entusiasma con las declaraciones: “Vamos a ganar mucho si se garantiza el derecho a la información, que se ‘ventilen’ estas cosas”, dijo en su conferencia de prensa desde Zacatecas.

Uno de los objetivos que más busca es que se devuelva lo robado: “Estoy haciendo cuentas, porque es mucho el dinero el que se utilizó para entregar mordidas si se demuestra lo que dice el señor Lozoya y mucho dinero el desfalco a la Hacienda Pública, en particular a Pemex”, dijo.

La última declaratoria del ex director de Petróleos Mexicanos revela una red de corrupción que alcanza a expresidentes como Enrique Peña Nieto, Felipe Calderón y Salinas de Gortari, además de involucrar a personajes políticos también de gran calado como Luis Videgaray o el excandidato a la presidencia, Ricardo Anaya, José Antonio Meade, e incluso a representantes de medios de comunicación.

Con estos sañalamientos, el presidente vuelve a recalcar que está a favor del punto final, y señala: “Convendría, si se va a llegar a los expresidentes, llevar a cabo una consulta pública. Y hacerse todo en el marco de la ley. Que exista un auténtico estado de derecho. No un estado de chueco”.

También se habló sobre la reacción que han tenido algunos de los señalados, como Anaya. Este último, al igual que otros, afirmó que el gobierno está usando este caso para golpear a los opositores. En ese sentido, el presidente dijo: “No estamos persiguiendo a nadie, lo único que queremos que se acabe la corrupción, el bandidaje oficial que existía, que ya no haya Lozoyas ni Garcías Luna”.

Y agregó: “Se enojan, pero quién les manda; querían triunfar sin ningún escrúpulo moral, tranzar para avanzar, el pueblo se cansa de tanta pinche transa“. Y afirmó que si los implicados tienen la consciencia tranquila, que denuncien por daño moral.

 

Fuente: LPO