“La línea es que no hay línea, conflicto en Morena, no me corresponde”: AMLO

Afirmó que no es silencio cómplice, pero él ya no se ocupa de eso; ahora, dijo, representa a todos los ciudadanos, “deseo a todos los partidos que resuelvan sus problemas con democracia”

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, afirmó en su conferencia matutina que no emitirá opinión alguna acerca de lo suscitado ayer en el Congreso Nacional Extraordinario de Morena, donde se nombró a Alfonso Ramírez Cuéllar como presidente nacional interino para sustituir a Yeidckol Polevnsky.

 

El mandatario federal aseguró que pese a haber sido el presidente de ese partido, hoy tiene licencia y ya no le corresponde hablar sobre el tema.
“Eso ya no, yo no me ocupo de eso, yo represento a ciudadanos de todos los partidos. No soy jefe de partido, ni jefe de grupo, ni jefe de camarilla. La línea es que no hay línea, que se resuelva de manera democrática”, afirmó.

Aclaró que no es “silencio cómplice” y explicó que “antes el presidente era el jefe político del partido, y él decidía quién iba a dirigir el partido, de dónde surgía el presidente, pero eso ya no, yo no me ocupo de eso.”

Asimismo aseguró que ahora su papel es representar a todos “los ciudadanos, de todos los partidos, creyentes y no creyentes, del campo y de la ciudad, pobres y ricos”, por lo que afirmó, ya no le compete opinar en cuestiones partidistas.

Comentó que se reunirá con gobernadores del PRI, senadores de Morena, del PT y en general, de todos los partidos, ello con el fin de “mantener comunicación, buenas relaciones e intercambiar puntos de vista.”

Ramírez Cuéllar resultó electo Presidente Nacional interino de Morena, durante un Congreso que ya fue desconocido por una facción de militantes, quienes respaldan que Yeidckol Polevnsky siga al frente de Morena.

El congreso se realizó sin la presencia de Yeidckol, con un quórum de mil 310 asistentes, alcanzando apenas el mínimo requerido de mil 300 congresistas. Previo a realizarse, dicha convocatoria ya tenía 26 impugnaciones por parte de militantes afines a Polevnsky y a Alejandro Rojas Díaz Durán.

 

Fuente: La Razón