Senado elige a Margarita Ríos-Farjat como nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia, arrasó en la votación

La funcionaria ocupará el lugar que dejó vacante el ministro Eduardo Medina Mora, quien presentó su renuncia el pasado 3 de octubre. La directora del SAT obtuvo 94 votos, muy por delante de las candidatas Magaloni y Álvarez. Prometió trabajar por un México "más justo".

Margarita Ríos-Farjat es la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia.

Minutos después de haber arrasado en la votación que se realizó en el Senado, la abogada y hasta hoy directora general del Servicio de Administración Tributaria (SAT) rindió protesta como nueva integrante del máximo tribunal.

Ríos-Farjat, considerada ampliamente como la favorita gracias al respaldo del presidente López Obrador, obtuvo 94 votos, 12 más de los necesarios para la mayoría calificada de 2/3 requerida.

Las otras dos integrantes de la terna para reemplazar a Eduardo Medina Morena, quien renunció a comienzos de octubre envuelto en un escándalo de presunta corrupción, quedaron muy lejos de quien resultó ganadora a la hora de la votación.

Ana Laura Magaloni, la favorita de la bancada de Acción Nacional, consiguió 25 votos, mientras que Álvarez tuvo que contentarse con apenas una papeleta con su nombre.

Previo al sufragio, las tres candidatas se habían dirigido a los senadores para un último mensaje. Ríos-Farjat aseguró que haber sido considerada para el máximo tribunal había sido uno de los honores más grandes de su vida, y prometió que, de ser elegida, seguirá trabajando por un México “más justo y menos desigual”.

La jefa del SAT destacó además los “cambios fundamentales” que la 4T está impulsando en la Justicia aunque aclaró que falta mucho por hacer por los niños, indígenas, y todos aquellos que sufren discriminación y están desamparados.

También aseguró que uno sus objetivos será cuidar de las instituciones, porque “para que México crezca, éstas tienen que ser sólidas e incorruptibles” y dijo que la próxima Suprema Corte se enfocará en temas vinculados a la educación, la cultura, el medio ambiente y las comunidades indígenas.

Por su parte, Magaloni también expresó que estar en la terna para la Suprema Corte era el “honor más grande” de su vida profesional, y afirmó que el Estado debe recuperar los lugares cedidos a la corrupción.

“Necesitamos un árbitro creíble, legítimo e imparcial”, sostuvo la académica, encargada de asesorar a la Ciudad de México en la transición de la Procuraduría a Fiscalía. Magaloni reconoció además ser consciente de la “enorme demanda” de Justicia por parte de la sociedad y aseguró que trabajará para remediar esa falencia.

En tanto, la última integrante del grupo de 3 candidatas seleccionadas por López Obrador, Diana Álvarez, dijo que su intención era trabajar por una Suprema Corte “más humana”.

“La Corte debe abrir las puertas a la gente”, aseguró, y volvió a asegurar que no tenía ninguna filiación partidaria con Morena.

Y concluyó: “Quiero ser una ministra extramuros”

 

Fuente: LPO