Países centroamericanos firman declaración política para abordar desplazamiento forzado en la región

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), la Organización de Estados
Americanos (OEA) y la presidencia pro-tempore del Marco Integral Regional para la
Protección y Soluciones (MIRPS), actualmente a cargo del Gobierno de México,
celebran la adopción de la Declaración Política de la Ciudad de México que refuerza
el compromiso de países centroamericanos y de México con abordar el
desplazamiento forzado en la subregión de una manera integral.

Esta declaración fue adoptada durante la II Reunión Anual del MIRPS, en donde los
Estados miembro –Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, México y
Panamá– dieron seguimiento a los compromisos adquiridos a través de la
Declaración de San Pedro Sula, en 2017. Este encuentro, convocado por la
presidencia pro-tempore reunió a delegados y delegadas de países MIRPS,
organizaciones internacionales y regionales, la sociedad civil, el sector privado,
instituciones financieras y otros socios.

“La creación de la presidencia pro-tempore para la gestión del MIRPS fue un paso
esencial. Constituye una instancia política y soberana para propiciar la articulación
de respuestas coordinadas y responsabilidad compartida frente a la movilidad
humana en busca de protección internacional, y el desplazamiento forzado en
Centroamérica y México”, dijo Andrés Ramírez Silva, titular de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), actualmente encabezando la presidencia pro-
tempore del MIRPS.

Esta declaración, añadió Ramírez Silva, muestra el periodo de presidencia de
México, durante el cual se diseñó e implementó un plan de trabajo y se facilitó la
coordinación entre países MIRPS y otros socios relevantes.

En la reunión se presentó el segundo informe anual que incluye buenas prácticas
implementadas este 2019 por los países de la subregión, como parte de los
esfuerzos diseñados en sus planes nacionales en materia de recepción y admisión,
asistencia humanitaria, abordaje de causas estructurales del desplazamiento forzado
y la búsqueda de soluciones duraderas.

Se destacaron iniciativas de acceso a la educación, empleo y permisos laborales,
documentación y acceso al procedimiento de asilo, entre otras prácticas que facilitan
la integración de solicitantes de asilo, refugiados, desplazados internos y deportados
con necesidades de protección centroamericanos en sus comunidades de acogida.
Adicionalmente, se identificaron iniciativas adelantadas a nivel regional con el apoyo
de socios, incluyendo el fortalecimiento en el intercambio de información y análisis
sobre la situación de violencia y las necesidades humanitarias en el norte de
Centroamérica, a través del Subgrupo de Protección del Grupo Regional de Trabajo
del IASC – Riesgo, Emergencia y Desastre (REDLAC).

 

De igual forma, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) ha contribuido a
mejorar las condiciones de las personas en desplazamiento a través de la
renovación de infraestructura de albergues y otros servicios básicos. Por último, el
Sistema Integración Centroamericana (SICA) ha sido clave para generar espacios de
intercambio de experiencias a nivel regional para la mejora de la respuesta en el
desplazamiento forzado. Esto ha permitido que se inicie el monitoreo de indicadores
de desplazamiento.

Como uno de los principales aspectos, resaltaron la necesidad de continuar
fortaleciendo acciones que permitan compartir la responsabilidad y acelerar de
manera solidaria la respuesta regional a las diversas situaciones de desplazamiento
forzado que actualmente tienen un impacto significativo en comunidades de origen,
tránsito y destino.
“Este tipo de enfoque conjunto y liderado por los Estados es necesario ahora más
que nunca, en un contexto en el que un número récord de 70.8 millones de personas
han sido forzadas a abandonar sus hogares. Esta región no está exenta de esta
realidad. Podemos y debemos hacer mucho más para resolver y prevenir conflictos
si queremos revertir esta trágica tendencia.

“El MIRPS es uno de los ejemplos sobresalientes de cómo implementar el Pacto
Mundial sobre los Refugiados, el cual hace un llamado a los Estados a abordar el
desplazamiento forzado a través de marcos de respuesta integrales, forjados en
planes de acción nacionales desarrollados por diversos actores e incorporados en
enfoques regionales”, señaló Kelly Clements, Alta Comisionada Adjunta para los
Refugiados.

Los crecientes movimientos de refugiados y migrantes en la región y a nivel global
son un testamento de la importancia de abordar las causas subyacentes de la
violencia e inestabilidad que siguen forzando a mujeres, niños, niñas, familias
enteras, a desplazarse. La necesidad de compartir la responsabilidad es evidente, y
el MIRPS es un espacio que fomenta alianzas y enfoques comunes en respuesta al
desplazamiento forzado”, abundó la Alta Comisionada.

Esta respuesta, añadió, no habría sido posible sin la contribución de la sociedad civil,
con quienes los países MIRPS se reunieron ayer.

Frente a estas complejidades, la Declaración de la Ciudad de México compromete a
los países firmantes a impulsar una respuesta coordinada a corto, mediano y largo
plazo, a través de acciones concretas, incluyendo inversiones de acuerdo con la
capacidad de cada país para la prevención, protección y asistencia en materia de
desplazamiento interno; soluciones a corto plazo para personas con necesidades de
protección (p.e. reasentamiento un tercer país, reubicación interna o reunificación
familiar); normativas jurídicas que abran acceso al mercado laboral; y mecanismos
fortalecidos para el combate de la trata y tráfico de personas con necesidades de
protección internacional.

Estas acciones, resaltan los países, requerirán del apoyo de la OEA, las agencias de
las Naciones Unidas –incluyendo ACNUR, OIM (Organización Internacional para las
Migraciones), PMA y Unicef (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia)– y la
OIT (Organización Internacional del Trabajo), y de otros países –contemplando laplataforma Amigos del MIRPS– para poder darle continuidad a los avances logrados,
las iniciativas en curso y planes a futuro.

Gastão Alves de Toledo, secretario de Acceso a Derechos y Equidad de la OEA,
reafirmó la importancia de fortalecer el multilateralismo, a través del involucramiento
y liderazgo de los Estados, tanto a nivel nacional como local; en conjunto con las
personas y poblaciones que se han visto forzadas a desplazarse, las comunidades
de acogida, las organizaciones de la sociedad civil e internacionales como la OEA y
el ACNUR, la academia, el sector privado, y los donantes, en el diseño e
implementación de medidas y políticas de alcance nacional y regional que, desde un
enfoque de protección y responsabilidad compartida, permitan fortalecer los
mecanismos de protección, asistencia humanitaria y soluciones duraderas para las
personas desplazadas internas, solicitantes de asilo, refugiados, retornadas y
deportadas.

“Desde la OEA –agregó— estamos a disposición de todos los actores para trabajar
de manera conjunta en este esfuerzo, un esfuerzo que puede salvar y mejorar las
condiciones de vida de muchas de las personas que viven en nuestra región”.

La segunda reunión anual se da semanas antes de que se lleve a cabo el Foro
Mundial sobre Refugiados en Ginebra, Suiza, el 17 y 18 de diciembre de 2019, en
donde el MIRPS celebrará un evento de solidaridad un día previo para hacer un
llamado de atención sobre las necesidades urgentes de apoyo que tienen los países
en la respuesta a la compleja situación de desplazamiento forzado.

A este evento de solidaridad, los países MIRPS llevarán un informe de
cuantificación, un ejercicio mediante el cual resaltan la inversión que como países
han hecho en respuesta al desplazamiento forzado, y las prioridades que requieren
de apoyo por parte de la comunidad internacional.

ACNUR, la OEA y la presidencia pro-tempore reiteran su apoyo a los países de la
subregión y hacen un llamado a la comunidad internacional a reforzar sus
contribuciones para facilitar la continuidad del MIRPS.

El MIRPS se destaca como una de las aplicaciones regionales prácticas del Pacto
Mundial sobre Refugiados, con una trayectoria no solo de solidaridad sostenida sino
también de respuesta a las personas que han tenido que desplazarse forzosamente.

—ooo0ooo—

Para mayor información:
En ACNUR, Diana Díaz Rodríguez, Oficial Regional de Comunicaciones (CRR),
panpamedia@unhcr.org, +50766463469
En la OEA, Mónica Reyes, Oficial de Prensa, Departamento de Prensa y Comunicaciones,
mreyes@oas.org, +1 (202) 2907529
En la presidencia pro-tempore, Carmen Soriano, carsoriano60@gmail.com, +52 1 55 40773268