Diputados aprueban que presidentes puedan ser juzgados por corrupción, fraude electoral y narcotráfico

Con 420 votos a favor y 29 en contra, los aliados de la 4T cambiaron la figura presidencial de manera "política, penal y fiscal". Desaparece el fuero del presidente.

Mario Delgado, líder de Morena en la Cámara de Diputados.
Tras dos horas y media de discusión, el Pleno de la Cámara de Diputados avaló con ciertos cambios la minuta del Senado de la República que reforma la Constitución Política, para establecer que el Presidente de la República podrá ser acusado por diversos delitos graves, entre ellos actos de corrupción y delitos electorales, y los señalados en el artículo 19 constitucional.
Con 420 votos a favor, 29 en contra y cinco abstenciones, a las 16:00 horas dos terceras partes del quórum de diputados federales avaló en lo general y en lo particular el documento que reforma los artículos 108 y 111 de la Carta Magna y que antes de la reforma indicaba que el presidente sólo podía ser acusado por “traición a la patria y delitos graves del orden común”.
Los delitos referidos son delincuencia organizada, homicidio doloso, violación, secuestro, trata de personas y delitos cometidos con medios violentos como armas y explosivos, delitos graves que determine la ley en contra de la seguridad de la nación (genocidio, financiamiento a terroristas, bloqueo de actividades de inteligencia, entre otros), del libre desarrollo de la personalidad (corrupción de menores, turismo sexual) y de la salud.La discusión inició a las 13:35 horas con la fundamentación del dictamen, en tribuna, a cargo de la diputada morenista Miroslava Carrillo, presidenta de la Comisión de Puntos Constitucionales.
Sus compañeros de bancada Mario Delgado y Pablo Gómez defendieron los alcances de la reforma constitucional para -dijeron- “poner fin a la impunidad presidencial”.
“Vamos a cambiar por completo la figura del presidente, ahora tendrá responsabilidad política, penal y fiscal. Lo que prevalecerá será la voluntad del pueblo”, dijo Delgado Carrillo. “Una república democrática no permite que el presidente sea intocable y cometa delitos con total impunidad”, completó Gómez Álvarez.
“El fuero constitucional es ya insostenible”, justificó la diputada Carrillo Martínez. “No puede ser considerado durante más tiempo como un privilegio que se confiere a determinados servidores públicos, pues las responsabilidades que deben cumplir no pueden ser omitidas, aun durante el periodo que dure su encargo”.
“El reto a resolver ahora es la garantía del libre funcionamiento de los poderes públicos, pero sin el llamado fuero y concebir la inmunidad de los titulares de los órganos del poder público como un estatus para impedir que otras autoridades puedan paralizar o afectar el funcionamiento de los órganos del poder público haciendo a estos vulnerables”, dijo la diputada por el Estado de México.
En contra habló el diputado del PT, Emilio Manzanilla Téllez, ante el riesgo de que los “poderes fácticos” orquesten una maniobra judicial para dar un golpe al presidente López obrador y detener a la Cuarta Transformación. Por tal motivo, aseguró, el voto de miembros de su bancada fue en contra, pese a que desde Palacio Nacional se promuevan estos cambios.