En el TSJ, la designación de jueces ya no es por acuerdo cupular sino resultado de exámenes de oposición: Héctor Sánchez

Héctor Sánchez Sánchez, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Puebla, aseveró que las designaciones de jueces ya no son derivadas de “un acuerdo cupular”, sino de la evaluación y un procedimiento sistemático que implica la observación ciudadana.

Entrevistado por Fermín Alejandro García en el programa Aquí vamos de esta casa editorial, dijo que si bien “ha sido una larga historia y en los poderes judiciales hemos visto una evolución sumamente lenta”, hoy los nombramientos de jueces se dan por exámenes de oposición y de diferentes etapas.

Abundó que, si bien antes ya se habían aplicado exámenes, ahora se agregaron varios factores. El primero es la aplicación de un examen psicométrico pues “no basta ser un perito del derecho y conocer todos los códigos sino saber que se debe ser un servidor público, más en temas como la justicia familiar”. Acotó que dicho examen cuenta con el aval del Colegio de Sicólogos del Estado de México, que ha colaborado con diversos tribunales en el país.

El otro factor, completó Héctor Sánchez, es la aplicación del examen de conocimiento jurídico y de carácter práctico, en el cual participan observadores ciudadanos, cuya presencia sirve para tener esta transparencia y constatar que no se den facilidades a los postulantes, sino que el examen se aplique de la misma forma en todos los casos.

En ese sentido, el presidente del TSJ señaló que Puebla tiene apenas un juez por cada 100 mil habitantes, lo que significa una dieciseisava parte de la media internacional, pues según datos existen 16 jueces por cada 100 mil habitantes a nivel mundial, mientras que a nivel nacional son tres por cada 100 mil personas.

Expuso que tras una serie de evaluaciones y tras su llegada a la presidencia del TSJ hace un año y medio, actualmente existen 11 jueces de oralidad.

Comparó que hace año y medio, y tomando en cuenta las necesidades del Sistema Penal Acusatorio, Puebla tenía sólo tres jueces para dos millones de habitantes que es la población estimada para la capital, lo que enfrentaba a “una problemática brutal” pues un solo juez llegaba a atender 22 audiencias en un día, algo que, si bien procesalmente es válido, no implica la misma atención en cada caso.

“Pasamos de tres a seis jueces. En 2018 hicimos propuestas y presupuestos, y hoy en la capital existen 11 jueces de oralidad. Triplicamos la capacidad en la capital en la materia penal que es una prioridad”, estimó Sánchez Sánchez.

Agregó que en el caso de la justicia familiar desde 2008 no se abrían nuevos juzgados, mientras que ahora existen cinco nuevos y se han nombrado a 18 nuevos jueces supernumerarios, que son como auxiliares, y se suman a la tarea de abatir el rezago que existe desde hace muchos años. “Ahora estamos sacando las sentencias para reducir el tiempo de una resolución”.

Otro aspecto, apuntó, ha sido el presupuestal pues por casi dos décadas, el presupuesto en materia judicial fue tan solo del 0.06 por ciento respecto al presupuesto estatal. Dicha cifra, acotó Sánchez Sánchez, coloca a Puebla en el último lugar de las entidades, pues quien ocupa el lugar 31 recibe por lo menos 1.1 por ciento del presupuesto total del estado.

“Era un presupuesto castigado y supe que teníamos que obtener más y quitarnos la idea de hacer más con menos, pues la justicia no es para escatimarse”, aseveró y refirió que, gracias a la Legislatura actual, se aprobaron recursos por 720 millones –el 0.78 por ciento- y que dicha una ampliación presupuestal será para fortalecer la justicia penal y la familiar.

 

Fuente: La Jornada de Oriente