El sueño guajiro del PRI para 2021

El reciente proceso interno del PRI para elegir a su nuevo dirigente nacional en la persona de Alejandro Moreno Cárdenas, revivió el interés de algunos priistas que participarían para las intermedias de 2021.
Pero hay que decirlo con todas sus letras.
Esos priistas son cartuchos quemados para el PRI y representan todo lo viejo del PRI que en Puebla nadie quiere.
Entre los interesados para aparecer en las boletas electorales de 2021, se encuentran la ex presidenta municipal de Puebla, Blanca Alcalá Ruiz, quien perdió las votaciones para tratar de ser gobernadora del estado.
Sume a la lista al ex rector de la BUAP, ex edil de Puebla y ex candidato del PRI a gobernador del estado de Puebla, Enrique Doger Guerrero, quien demuestra que protege sus intereses económicos, en lugar de atender proyectos ciudadanos.
Tampoco descarte al reciente ex candidato del PRI a la gubernatura de Puebla, Alberto Jiménez Merino, quien a pesar de las adversidades de su campaña, hizo un papel digno para tratar de ganar el cargo público.
El PRI, hay que decirlo, está por la calle de la amargura, sobre todo si piensa retomar a los cartuchos quemados para que compitan de nueva cuenta por el gobierno del estado.
También hay que mencionarlo, hay otros cuadros que podrían dar la batalla electoral para 2021 en caso de que pretendan competir por alguna presidencia municipal.
Entre esos cartuchos no quemados se encuentran, el propio Javier Casique Zarate, quien se caracterizó por ser el operador político de Alejandro Moreno Cárdenas.
En las filas para competir por un cargo público, se encuentra la actual regidora del PRI, Silvia Tanus Osorio, quien tiene fuerte experiencia en el rubro para encabezar cualquier posición en Puebla.
Las cosas no son fáciles para el PRI, pues en la zona conurbada la marca del partido está por los sueños, que difícilmente ganarían alguna presidencia municipal o diputaciones locales.
Hay que decirlo, en Puebla capital, Coronango, Cuautlancigo, San Martín Texmelucan, San Pedro y San Andrés Cholula solo votó el 21 por ciento de la militancia, de los 121 mil priistas que el pasado domingo eligieron nuevo dirigente nacional.
Por eso insisto, que el PRI tiene un sueño guajiro en caso de querer ganar algún puesto para 2021.
Hasta aquí mi reporte.
Recuerden escribir a chucholemus58@gmail.com