Somos un pueblo abandonado, le dicen a Barbosa en Tepexco

Aunque fue una “reacción social”, los linchamientos jamás deben volver a ocurrir, señala el gobernador

Aquí, en los límites de Puebla con Morelos, hace más de ocho años que no le veían la cara a un gobernador y a los Presidentes de la Repúblicasolamente los conocen por fotografías y por la televisión.

Aquí, no hay suficientes apoyos para la siembra de maíz y sorgo, que es la vocación de la tierra; los niños toman clases en aulas provisionales móviles que, desde hace dos años, colocaron luego de que los sismos de 2017 devastaron la primaria; las misas en este poblado, profundamente católico, se celebran en el auditorio municipal, pues de sus dos iglesias, la de San Agustín y la de Ocotlán, quedaron apenas ruinas.

Y en esta población, la delincuencia y la exacerbada violencia de bandas organizadas, que la atraviesan en su paso al territorio morelense, son un paisaje de la vida cotidiana.

Por eso luego de andar sus calles, la descripción que hace doña Josefina, quien charla con fluidez mientras atiende su puesto de tacos de guisado en la diminuta plaza principal, es contundente, pero resulta muy natural: “somos un pueblo abandonado”.

Con lengua ágil y tono muy amable, muchos de los lugareños que esperan la llegada del gobernador Luis Miguel Barbosa Huerta cuentan de sus penurias con la criminalidad, de que no hay respaldo para la reconstrucción de casas y templos, y de varias carencias más.

Andan de aquí allá mientras también los promotores de la Secretaría de Bienestar federal entrega este domingo los apoyos del programa “70 y más”.

Las charlas son incluso alegres, a pesar de los datos y las quejas, hasta que se toca el tema de los linchamientos del pasado miércoles 7 de agosto.

Entonces, la sonrisa empática se les vuelve mueca. A lo más, cuentan que fue “atrás del panteón”, que quisieron secuestrar a un comunero rico, “porque es heredero”, lo que luego desató la cacería de los presuntos implicados.

Pero esa narración la acompañan de un “pues eso me dijeron”; “yo ese día no estaba”; “creo que no fue gente de aquí” y se remata con un “disculpe ya me voy, porque nomás estaba esperando mi apoyo”, como dijo Raúl Vidal o un “no sé mucho más”, como ataja quien fue alcalde de 1993 a 1996, Raúl Vidal Ramírez, quien subraya que el último mandatario en visitarlos fue el ex gobernador Mario Plutarco Marín Torres.

Nadie habla mucho de las siete muertes, de los colgados que primero aparecieron en la carretera federal Cuautla-Izúcar de Matamoros, en la comunidad de Los Reyes Teolco, del municipio de Cohuecan, y del infierno en que -en corto reconocen funcionarios locales- se convirtió esta cabecera ese día.

 

Nunca más

Aquí, en el epicentro de los siete linchamientos de esas aciagas mañana, tarde y noche, cuando la población se hizo “justicia por propia mano” contra los presuntos responsables de un intento de secuestro, el gobernador Miguel Barbosa Huerta advirtió y también reconoció: “esto no debe volver a pasar”, en ningún punto del estado, a pesar de que fue producto de una “reacción social”, por el “abandono institucional”.

Este domingo, como anunció que haría apenas ocurrieron los hechos, Barbosa Huerta estuvo en esta cabecera, como primer punto de una gira que también incluyó a Cohuecan, los dos lugares que se vieron involucrados en los linchamientos que dejaron el saldo luctuoso más numeroso para estos casos, tan recurrentes en la Puebla que hereda la administración barbosista, y que en lo que va del año suman 183.

Tras una reunión breve en las oficinas de la alcaldía, Barbosa encabezó un acto para ofrecer el apoyo de su administración y el compromiso de que habrá atención permanente y directa a la población, así como fortalecimiento y respaldo a las autoridades.

“En muchas regiones del estado, en ellas, existe una debilidad institucional. Existe la necesidad de fortalecer la presencia gubernamental e institucional de los órdenes de gobierno, del municipal, del estatal y del federal… Eso ha hecho que personas que, en otro tiempo fueron gente de bien, hayan puesto su vida en actividades ilícitas”.

 

Ni odio ni miedo

Antes, de entre los oradores, llamó la atención del mandatario una frase del discurso de la presidenta de Tepexco, Aniceta Peña Aguilar, quien deslindó del “odio y del miedo” a este municipio, en el que viven unos 6 mil 500 habitantes, quienes principalmente se dedican a la agricultura y que en muchos casos han decidido andar sus pasos hacia Estados Unidos, desde hace generaciones.

Al referirse a los hechos de sangre, que configuraron “un antes y un después” para esta municipalidad y en la región completa, que se extiende con una punta en el Valle de Atlixco y otra en la puerta de la Mixteca, la alcaldesa de filiación priísta soltó:

“Les digo que Tepexco no va a vivir con miedo, pero menos con odio, y la única forma de lograrlo es uniéndonos, por los hechos registrados desde antaño y los últimos que enfrentamos esta semana”.

No se equivoca Aniceta, pues los secuestros han sido recurrentes en la cabecera y sus cinco juntas auxiliares, de las que San Juan Calmeca concentra la mayor población.

Uno más de los oradores en la “reunión de trabajo para la preservación del Estado de derecho”, el ex alcalde Ubaldo Benítez, fue él mismo víctima de un secuestro hace años, y apenas el 24 de enero de 2017, el también ex primer edil, Antolín Vital, fue ejecutado.

“Es una región muy peligrosa, no por la gente de aquí, sino por los de fuera. Somos el paso hacia Morelos de las bandas”, dice un funcionario municipal que pide el olvido a su nombre.

 

 

Sólo Dios quita la vida

Acompañado por sus secretarios de Seguridad, Educación, Cultura, su secretaria de Desarrollo Rural, además del encargado de la Fiscalía General del Estado (FGE), Miguel Barbosa Huerta tuvo en su alocución un tono que fue de la advertencia, a la cercana compresión.

Reconoció ante los habitantes reunidos en la cancha municipal, el hartazgo de la población por la “violencia generalizada”, y como añadido al discurso que había pronunciado el párroco local, Leónidas Pintor Andrade, el mandatario poblano advirtió que ni siquiera el Estado tiene la facultad de quitar la vida, esa que da y recoge solamente Dios.

Vino el tono cordial pero firme. Dijo que por más circunstancias que expliquen el comportamiento de la población, no justifican “hacerse justicia”.

“No puede ser así (la justicia en mano propia). Si fuera así, en ese caso no existiera un régimen institucional y no hubiera órdenes de gobierno. Por eso queremos fortalecer el Estado de derecho en todo el estado. Por eso venimos a este municipio a hacerlo.

“Sabemos que lo que pasó, que puede ser calificado, de muchas maneras, desde el punto de vista legal, desde el punto de vista moral, aquí el padre no se atrevió a decir, a hablar del Derecho Natural, y que la vida, desde el Derecho Natural es un don que Dios otorga y que sólo Dios quita.

“Ni el Estado, en el sistema jurídico mexicano, tiene la regulación de la pena de muerte… Hay en la Constitución una previsión que no tiene una regulación en leyes secundarias.

“Así es que, créanme que es obligación de los órdenes de gobierno, tener que estar presente con su pueblo. Por eso estoy aquí… Yo haré un gobierno de frente, cercano, con rostro humano, siempre enfrentando caso asunto, siempre escuchando a las personas y poniéndome al lado de ellas. Siempre”.

Sin embargo llegó asimismo la claridad sobre el caso. El gobernador recordó que, al protestar el cargo, prometió cumplir con las leyes y hacer valer el marco institucional, si es que se quebranta.

Apuntó: “no seré nunca el instrumento de ninguna infamia, desde los instrumentos del Estado, nunca. Pero tampoco seré alguien que permita los excesos. Créanme no puede repetirse en ningún lugar de Puebla, hechos como los que ocurrieron acá en Tepexco y Cohuecan. Para eso tiene que haber un régimen de seguridad pública eficiente, eficaz, que los cuide y que los proteja. A eso venimos”.

 

Cohuecan y el Estado de derecho

Luego, en este día de gira en que el mandatario poblano se metió al epicentro de los linchamientos que llamaron la atención incluso internacionalmente, en Cohuecanreiteró el llamado al respeto a las autoridades y la oferta de que habrá presencia institucional que subsane el abandono que dejó el régimen pasado.

En esta cabecera, que solamente vio la inquietud de “la gente que bajaba de otros pueblos” a la junta auxiliar de Los Reyes Teolco y después a Tepexco, también hay carencias manifiestas.

El camino que la comunica con la Autopista Siglo XXI es de terracería; no hay apoyo a los artesanos, ni a los agricultores y sus templos católicos, de San Bartolomé y Padre Jesús, están prácticamente por caerse desde septiembre de 2017, cuando los terremotos cimbraron con una agresiva sacudida esta región.

El tema duele en esta población de alta devoción, que hoy celebra sus homilías en la pequeña capilla de Los 3 Reyes, y que el próximo 24 de agosto volverá a ver un año más la celebración de su patrono, San Bartolomé, con su principal iglesia cerrada y agrietada.

Tras la peticiones de apoyo de los pobladores al gobernador, Barbosa anunció acciones inmediatas y el trabajo directo de sus titulares del área agropecuaria, cultura y educación, así como la construcción de caminos como prioridad.

Pidió a esta gente, que se reunió en la plaza principal con interés, pues tampoco veía a un gobernador desde hace más de un lustro, que tenga “fe en el derecho, la paz y la libertad”.

Aquí, en el epicentro de los linchamientos, en la sede del más reciente episodio de enardecimiento colectivo, la gente lo escuchó, con la esperanza de que termine ese “abandono institucional”, como Barbosa lo llamó.

 

Fuente: econsulta