Herrera le recorta atribuciones a Raquel Buenrostro y cuestiona sus reportes directos con López Obrador

La responsabiliza por errores de comunicación. Presión para discutir cambios fiscales. Los conflictos internos.

Entre ayer martes y hoy miércoles circuló fuerte el dato de que la oficial mayor de la Secretaría de Hacienda Raquel Buenrostro sufrió un recorte a sus atribuciones para designar personal de su confianza en las áreas de administración de todas las dependencias. El recorte, por supuesto, fue propiciado por Arturo Herrera pero el problema es que la confrontación entre ambos no se detiene.

Según pudo conocer LPO, Herrera sigue objetando que Buenrostro -que estableció una relación de mucha cercanía con Gabriel García-, siga reportando directamente a Andrés Manuel López Obrador. El secretario de Hacienda entiende que en esos intercambios se generan los problemas del Gobierno, como por ejemplo festejar un crecimiento del 0.1%, algo que el funcionario rápidamente salió a rebatir.

No es la única contradicción que existe en las alturas de la 4T. Herrera está presionando por una reforma fiscal para levantar la recaudación pero Buenrostro, García y demás entornistas -como el economista junior Carlos Torres- defienden la lógica de que en realidad son los gobernadores quienes deben recaudar más impuestos locales y de paso pagar el costo político.

El secretario se está revelando como un perfil mucho menos dócil que Carlos Urzúa, que cuestionaba a AMLO en privado pero en su presencia validaba todo su accionar. El próximo paso, tras limitar a Buenrostro, será desplazar a la subsecretaria de Egresos Victoria Rodríguez Cejas, a quien responsabiliza por el monumental subejercicio en el gasto de la Federación.

En paralelo, el plan de inyectar recursos en la economía está a un 50% ubicado en la banca para el desarrollo donde juega fuerte Alfonso Romo. Es la forma de Herrera de compartimentar las responsabilidades de un plan que debe resultar porque las señales adversas del empresariado ya se sienten. Ayer martes los industriales regiomontanos no tuvieron rodeos para decir que la economía está estancada y hoy miércoles en BBVA puso en duda el plan en su totalidad.

 

Fuente: LPO