Ebrard anunció que el gobierno “tomará acciones legales por la muerte de mexicanos en Texas

El canciller Marcelo Ebrard anunció que México iniciará acciones legales para que se tomen acciones inmediatas para proteger a la comunidad de mexicanos que viven en Estados Unidos y puedan ser objeto de ataques como el de El Paso, en el marco de la ola de racismo contra hispanos que emerge en ese país y según los principales líderes demócratas está relacionada con el clima que creó Donald Trump con sus ataques a los inmigrantes latinos.

El canciller más tarde informó que el Gobierno de México demandaría a quien vendió el arma de alto poder al presunto responsable del ataque que arrebató la vida a 20 personas, siete de ellas de nacionalidad mexicana.

Ebrard también dijo que el Fiscal General Alejandro Gertz Manero analizaría la posibilidad de iniciar una demanda por terrorismo contra nacionales mexicanos en territorio estadounidense, e incluso podrían solicitar la extradición del sospechoso.

“Este movimiento permitirá que México tenga acceso a la información, si hay otros individuos involucrados, o potencialmente involucrados, que pongan en riesgo la vida de mexicanos y mexicanas en Estados Unidos, respetando el ámbito legal y de acuerdo a las convenciones y tratados existentes”, explicó.

Por la mañana, Ebrard publicó un video en las redes el que anunció que, por instrucción del presidente López Obrador, iniciarán acciones legales de acuerdo con el derecho internacional. Aseguró que se buscará que la indignación que siente México “se traduzca, primero, en proteger a las familias afectadas, y después, en acciones legales, eficaces, prontas, expeditas y contundentes para que México coadyuve y exija que se den las condiciones para proteger a la comunidad México-norteamericana y a las mexicanas y mexicanos en Estados Unidos”.

La masacre que hasta el momento causó la muerte de 20 personas luego que un hombre de 21 años abriera fuego con un rifle semiautomático en un Walmart de la ciudad fronteriza de El Paso, Texas, donde se asienta una de las comunidades binacionales más grandes del mundo. La cancillería mexicana confirmó que nueve de las víctimas son de nacionalidad mexicana.

La vinculación del ataque con el supremacismo blanco se avivó luego que trascendiera que Patrick Crusius, atacante, habría sido el autor de un manifiesto racista en el que proponía matar hispanos para detener una supuesta “invasión” al país, una afirmación que Trump ha hecho más de una vez. Crusius manejó cerca de nueve horas desde su casa en Dallas hasta El Paso, ciudad fronteriza de la mexicana Ciudad Juárez, lo que alimenta la idea de un crimen de odio racial.

Luego del ataque Crusius se entregó de manera voluntaria a la policía afuera de la tienda departamental. Minutos antes de la tragedia, salió a la luz el manifiesto que habla de una “invasión” de inmigrantes hispanos a Texas. “Si podemos deshacernos de suficientes personas, entonces nuestro modo de vida podrá ser más sustentable”, afirma el texto.

El presidente Donald Trump, quien se encuentra pasando el fin de semana en su club de golf de Westminster, New Jersey, tuiteó una serie de mensajes condenando el ataque de El Paso, y también otro que ocurrió en Dayton, Ohio, menos de 24 horas más tarde. Nueve personas fueron asesinadas en el segundo tiroteo. Trump sin embargo evitó cualquier referencia al posible contenido racial del ataque.

Los líderes del Partido Demócrata no dudaron en responsabilizar a Trump por el acto, que según su visión esta vinculado con su retórica anti inmigrante y hasta racista. El candidato a presidente y texano Beto O´Roucke afirmó que Trump es un “nacionalista blanco” y agregó “es un racista y aviva el racismo en este país”.

“Hemos visto un aumento de los crímenes de odio en este país en los últimos tres años, durante una administración que tiene a un presidente que llama a los mexicanos violadores y criminales, aunque cometen delitos en menor porcentaje que los nacidos aquí, ha tratado que tengamos miedo de ellos”, agregó.

 

Fuente: LPO