Puebla adeuda 44 mil mdp, revela Barbosa y anuncia auditorías

Advierte que habrá sanciones a funcionarios de gobiernos anteriores si se descubren irregularidades

El gobernador Miguel Barbosa Huerta reveló que Puebla adeuda alrededor de 44 mil millones de pesos y anunció que auditará a los gobiernos de Antonio Gali Fayad y Rafael Moreno Valle, por lo que advirtió sanciones si se encuentran ilegalidades.

Tras rendir protesta en el Congreso del estado este jueves, sostuvo que dará a conocer el costo real de obras y fideicomisos conformados en los últimos ochos años de gobiernos panistas.

“Puebla necesita saber la verdad, por eso he instruido a la Contraloría, a la que vamos a fortalecer, para llevar a cabo auditorías a los gobiernos anteriores. Vamos a conocer la verdad los poblanos y, si existen irregularidades, habrá la aplicación de la ley”, sentenció en su primer mensaje como mandatario constitucional.

El exsenador adelantó que, para dar la cifra precisa de la deuda, primero lo consultará “al más alto nivel” y buscará asesorías para tener todos los detalles de cómo se llegó a ese nivel de endeudamiento.

De encontrar anomalías, descartó exonerar a exfuncionarios de regímenes pasados que se hallen responsables, pues enfatizó que la “reconciliación” que promueve no incluye la impunidad.

“El sustrato para alcanzar la paz y el bienestar es la aplicación de la ley, no la evasión de la ley; Se trata de que Puebla conozca toda la verdad”, apuntó.

 

Hay deuda ilegal

Barbosa Huerta advirtió que parte de la deuda es ilegal, ya que es resultado de una “estructura” que se creó para ocultar el endeudamiento.

“En Puebla se construyó y se puso en marcha una estrategia legislativa, jurídica y contable para llevar a cabo grandes inversiones, ocultarlas como deuda y ponerlas como obligaciones de pago, crear beneficios particulares rodeados de una enorme corrupción”, denunció.

Por eso anunció que se asesorará en materia legal, fiscal y financiera para ver la forma de contrarrestar la deuda, así como medir los impactos económicos y políticos que genera.

El monto señalado por el mandatario es 14 mil millones de pesos más de lo que calculó en marzo Jorge Estefan Chidiac, entonces secretario de Finanzas y Administración, quien dio a conocer en entrevista con e-consulta que la deuda ascendía a 30 mil millones.

En ese monto involucró los pasivos laborales y créditos fiscales, así como los Proyectos de Prestación de Servicios (PPS) y de Asociación Público Privada (APP), contratados por Moreno Valle para edificar sus “mega obras”, como el Museo Internacional del Barroco (CIS), la Estrella de Puebla, el Centro Integral de Servicios (CIS) y las plataformas donde se instaló Audi, en San José Chiapa.

 

Sin poder absoluto

En otro punto de su discurso (que duró 46 minutos), Barbosa Huerta sostuvo que será respetuoso de los poderes Legislativo y Judicial, además de que no intervendrá en su funcionamiento ni decisiones.

A ambos pidió ayuda para formular reformas constitucionales que descentralicen el poder y otorguen mayor autonomía a cada uno.

Ofreció transformar el modelo de gobierno y la forma de hacer política para que tengan sentido social, con visión humanista y de respeto a los derechos humanos.

“Al poder público hay que quitarle la frivolidad, la ostentación, la opulencia y la fantochería. Hay que hacerlo humano, que sirva el poder. Separemos la política de cualquier beneficio de la misma. Me declaro alguien que cree en la democracia”, arengó.

Se describió como alguien accesible y cercano a la gente, por lo que pidió que lo llamen “Miguel” y no “señor gobernador”.

Limpia en poder judicial

Al lado de Héctor Sánchez Sánchez, presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Barbosa Huerta se propuso limpiar de influyentismo al poder Judicial y reformar el sistema de justicia.

Advirtió: “no más influencias, no más recomendaciones, no más halcones o palomas mensajeras a nombre del gobernador sobre cómo deben resolver los asuntos” (los jueces y magistrados).

Se comprometió a no invadir la vida de los partidos políticos, las organizaciones civiles y los organismos autónomos, además de que prometió respeto a sus opositores políticos y los medios de comunicación.

“Respetaré la crítica y haré autocrítica; respetaré a los opositores políticos. En un régimen de libertades, sociedad de derechos. Libertad de prensa y conciencia”.

Subsecretaría de inversiones

En materia de desarrollo económico, Barbosa Huerta dio a conocer que la Secretaría de Economía tendrá una subsecretaría especialmente para atraer inversiones nacional y extranjera.

Como lo había adelantado en campaña, el personal de esta área visitará otros países en busca de negocios, con el fin de que el estado se convierta en “el asiento” de la inversión extranjera.

Anunció que en los próximos días dará a conocer “dos grandes” inversiones que ya se concretaron, pero no detalló en qué sector ni de qué país o estado provienen.

Se planteó el objetivo de sacar al estado del cuarto lugar nacional en pobreza, así como impulsar al campo en alianza con la inversión privada, a la que ofreció un trato respetuoso.

Asume responsabilidad de seguridad

Barbosa Huerta asumió que a partir de hoy es responsable de la seguridad y se comprometió a devolver la paz al estado.

Anunció la adquisición de mil nuevas patrullas, aseguró que aumentará el número de policías, además de que serán dotados de equipo y capacitados.

Reveló que pretende nombrar mandos policiacos en los municipios con aval de los ayuntamientos, mediante la firma de convenios de colaboración.

También ofreció el indulto a los llamados “presos políticos”, principalmente los que están encarcelados por delitos del fuero común.

A la vez hizo público que Ciudad Modelo es el primero de los Organismos públicos Descentralizados (OPD) que va a desaparecer, con un decreto que enviará al Congreso del estado este viernes.

Al reiterar que “se inspira” en el presidente Andrés Manuel López Obrador, Barbosa Huerta hizo oficial la llegada de “la cuarta transformación” a Puebla y prometió no fallar la ciudadanía, al mismo tiempo que convocó a dejar atrás los diferendos ocasionados por la elección del 2018.