AMLO afirmó que Slim visitó Palacio Nacional para refrendar su intención de seguir invirtiendo

Presumió su buena relación con empresarios. Volvió a hablar del fraude en 2006 como causa del "hundimiento del país". Mención a Calderón.

No son secreto las fuertes tensiones entre Carlos Slim y Andrés Manuel López Obrador. Tal escenario ha supuesto incluso la posibilidad de que el empresario se vaya a España, como dio a conocer LPO, pero el presidente busca calmar esos temores y hoy aseguró que tras un encuentro, el dueño de Grupo Carso mantiene su interés de seguir invirtiendo en México.

Ayer miércoles, Slim visitó Palacio Nacional. Acompañado de algunos colaboradores y un regalo en mano del museo Soumaya, como relatan algunos medios, el empresario evitó cualquier contacto con la prensa y evitó la fotografía.

Esta mañana, en conferencia, López Obrador, se refirió al respecto y afirmó que esta acción muestra que existe una buena relación. “Ayer vino a decirme que van a seguir invirtiendo en México, que está en la mejor disposición en invertir. Es buena la relación”, declaró.

El encuentro ocurrió mientras en otra vía, Grupo Carso se encuentra aún en negociaciones con el equipo de Manuel Bartlett, a cargo de la CFE y que a inicios de año acusó a esta empresa de haber firmado un contrato “leonino” con la administración anterior por un gasoducto junto a Fermaca. TransCanada y IEnova por el mismo motivo. La empresa del estado insiste en que estos contratos son abusivos y ponen en riesgo las finanzas de la comisión.

Este es el último episodio de una serie de choques que se han venido suscitando desde el primer desencuentro por el tema de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, pasando por la presunta participación de capital para el diario Reforma y otros desencuentros.

En su conferencia, López Obrador también presumió que esa buena relación no es solo con Slim, sino con otros empresarios. Relató que hace cinco días fue invitado a comer a la casa de Alberto Baillères y otros magnates. Recordó que con él el asunto es que será uno de los primeros en mostrar producción petrolera derivado de las rondas petroleras en el sexenio pasado, junto con la italiana Eni. “Nadie está hablando de invertir en otros países”, dijo.

Insistió: “Hay mucha confianza. Están invirtiendo. ¿Ustedes creen que si no hubiera confianza vendrían aquí los empresarios? Antes no se reunían conmigo. Están invirtiendo, ¿o creen que es doble discurso que son demagogos que están diciendo una cosa y están haciendo otra cosa? Yo no creo eso”, advirtió.

Por otro lado, el mandatario federal también se refirió sobre los casos que actualmente se investigan de corrupción desde la administración pasada, como es el caso de Rosario Robles. Ahí afirmó que su objetivo no es la persecución política y volvió a referirse a las elecciones de 2006.

“Nuestro fuerte no es la venganza, ni siquiera a los que nos hicieron mucho daño. No solo el daño personal, no solo porque me robaron la presidencia. sino porque por ese fraude hundieron al país, no estaría el país como está. Ese fraude causó muchísimo daño porque impusieron a Calderón”, lanzó.

De nuevo lo culpó de la violencia: “Su primera decisión fue declarar la guerra al narcotrafico sin tener elementos, sin saber del porqué de la inseguridad y la violencia, sin atender las causas. Fue pegarle un garrotazo a lo tonto al avispero y eso, desató esta violencia que todavía se padece”, insistió.

Fuente: La Política Online