Mayoría del Congreso aprueba auditar obras de Moreno Valle y Gali

AN votó en contra y acusó persecución política; se abstuvieron PVEM y CPP

Con el PAN en contra y la abstención de PRI, PVEM y CPP, el Congreso del estado aprobó por mayoría revisar la totalidad de las obras de infraestructura construidas por los exgobernadores Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad.

La Comisión Permanente instruyó este miércoles a la Auditoría Superior del Estado (ASE) a que informe del universo de obras ejecutadas desde el 2011 al 2018, a petición de la Comisión Inspectora.

El panista Oswaldo Jiménez López (sobrino de Gali Fayad), condenó la revisión de las obras, acusó persecución política y votó en contra.

Otro ex aliado de los exgobernadores, Uruviel González Vieyra, de Compromiso por Puebla (CPP), se abstuvo, igual que la diputada Josefina García Hernández, única representante del PRI en la Comisión Permanente.

Por su parte, Juan Pablo Kuri Carballo (del PVEM), dio la espalda a los partidos con los que formó la coalición Juntos Haremos Historia y se abstuvo para no apoyar ni ir en contra del acuerdo.

Aunque al votar en abstención los legisladores tenían la oportunidad de explicar el motivo de su decisión, ninguno quiso hacerlo.

Ven anomalías en “mega obras”

El dictamen aprobado este día con votación dividida, había sido aprobado previamente por unanimidad en la Comisión Inspectora el pasado jueves 25 de julio.

Ese día Olga Lucía Romero Garci Crespo, presidenta de la Inspectora, argumentó que la revisión de las obras tenía como objetivo conocer su costo real, los términos en los que se firmaron los contratos y las posibles anomalías que tuvieron y la ASE dejó pasar.

La diputada de Morena denunció que el extitular del órgano de fiscalización, David Villanueva Lomelí (vinculado a Moreno Valle) aprobó las cuentas públicas de los exmandatarios sin auditar más del 40 por ciento de obras.

Los Centros de Salud de Servicios Ampliados (CESSAs), la Estrella de Puebla, el Museo Internacional del Barroco (MIB), los hospitales y hasta las obras que contaron con recursos federales, como el segundo piso de la autopista México-Puebla son algunas de las “mega obras” que —adelantó— serán revisadas debido a que se sospecha que guardan un cúmulo de anomalías.