Nueva casa del ‘Chapo’, ‘peor que la pena de muerte’: exdirector de penal ADX Supermax

'¿Es la muerte peor para un hombre de su edad que va a pasar el resto de su vida en una caja básicamente 24 horas al día?', afirmó el exdirector de ADX Supermax.

Lejos quedaron los lujos y la libertad de la sierra de México. Joaquín El Chapo Guzmán será el preso 377 de ADX Supermax, de Florence, Colorado, que alberga a terroristas y criminales de la talla de Francisco Javier Arellano Félix, del Cártel de Tijuana o Juan García Ábrego, exlíder del Cártel de Golfo.

El penal, considerado el más seguro del mundo, es descrito por las autoridades como lo más cercano al infierno. “Debes de preguntarte qué es peor. ¿Es la muerte peor para un hombre de su edad que va a pasar el resto de su vida en una caja básicamente 24 horas al día? La vida en Supermax es peor que la pena de muerte”, afirmó en una entrevista Robert Hood, exdirector del penal.

Esa prisión está a dos horas de Denver, y el capo no tendrá contacto con reos durante las 24 horas del día. En su celda de 2 por 3.6 metros, sólo tendrá una cama y un escritorio de cemento, un inodoro, un lavabo y una ducha, además de un televisor en blanco y negro donde verá programación que no le permitirá saber lo que pasa en el exterior.

“Cuando salga de su celda, irá a un área cerrada para su recreación; pero lo que verá no serán las montañas rocosas, sino básicamente el cielo”, explicó Hood.

A pesar de que nunca nadie ha escapado de esa prisión en Colorado, Hood considera que las dos fugas de Guzmán Loera de prisiones de máxima seguridad en México, ponen a prueba a este penal, construido en 1994. “El Chapo es diferente a los más de 180 mil presos federales, debido a su dinero, su fama, sus conexiones con gente de todo el mundo. Entonces, esto será un desafío, incluso para la Supermax”.

Considera que capo sólo estará ahí un par de años, antes de que una nueva Supermax sea diseñada y sea trasladado a una prisión con alta tecnología. Explicó que las dos prisiones previas de máxima seguridad, Alcatraz Island y Federal Penitentiary, en Marrion, Illinois operaron 30 años y ADX está a cinco años de alcanzar ese plazo.

Los sobornos, característicos en la operación del capo, también representan un riesgo con su llegada a la llamada “Alcatraz de las Rocosas”.

“Nuestra mayor debilidad es el elemento humano. Para alguien que gana 45 mil dólares al año, que sea motivado al soborno. Esta es la mayor preocupación para el buró federal de prisiones”, señaló Hood.

La manutención del Chapo tendrá un costo entre 80 mil y 100 mil dólares al año. También se le impondrán medidas administrativas especiales, pues no podrá ver a su esposa, hijas y madre.