Indemnizar a policías rebeldes podría costar hasta 2 mil 200 millones de pesos

AMLO dice que el conflicto está resuelto pero siguen las negociaciones con quienes no ingresarán a la Guardia Nacional.

Superada la turbulencia de ayer martes tras la salida de Carlos Urzúa de la Secretaría de Hacienda, el Gobierno volvió a colocar el foco en el conflicto con los policías federales que o bien no quieren aceptar su traspaso a la Guardia Nacional, o bien quieren pero no tienen las capacidades para ser aptos (peso, altura, entrenamiento, pruebas de confianza, etc.)

Andrés Manuel López Obrador sostiene que el conflicto está resuelto y que no se despedirá a ningún elemento que no pueda acceder a la Guardia Nacional sin embargo en el Palacio Nacional ya circulan otros cálculos. El presidente dice que aquellos que no puedan acceder a la nueva fuerza serán reubicados en otras funciones pero esto tampoco parece funcional para los rebeldes.

En la Secretaría de Seguridad a cargo de Alfonso Durazo estiman que los rebeldes constituyen un grupo de alrededor de 3500 policías. El 80% de este grupo tienen el mínimo de diez años de servicio en la corporación. Indemnizarlos costaría a razón de entre 600 mil y 700 mil pesos por policía. De extenderlo al total de la resistencia el monto ascendería a una cifra cercana a los 2200 millones de pesos. No parece un número imposible para el Estado. Los problemas son otros.

Al parecer hoy por hoy los rebeldes se están divididos en dos posturas. Un grupo, al parecer mayoritario, que prefiere la indemnización y pasar a la vida civil y otro grupo que pide condiciones para poder acceder a la nueva corporación creada por la 4T.

Para el Gobierno hay complicaciones en ambos casos. Aquellos que se retiren pueden ser objeto de persuasiones por parte del crimen organizado y ofrecer información sensible. Por otra parte, los militares que controlan el traspaso a la Guardia Nacional no quieren flexibilizar sus standares de aceptación. Para entender: hay efectivos que fueron rechazados por usar tatuajes.

 

Fuente: LPO