El EZLN acusa a AMLO de desplegar la Guardia Nacional para desatar una guerra contra los pueblos indígenas

"La fuerte presencia militar en Chiapas, más que una estrategia de seguridad, parece un plan de guerra", aseguran en su documento.

El acuerdo de Marcelo Ebrard con la Casa Blanca forzó a la 4T a un giro de 180 grados en su retórica migratoria. Del acceso irrestricto y la defensa del derecho al libre tránsito, ahora Andrés Manuel López Obrador se vio forzado a desplegar 6,000 elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur.

Esta decisión, desde luego causó una crítica casi unánime desde la oposición. De izquierda a derecha, todos cuestionaron semejante cambio. De hecho, hasta Miguel Ángel Osorio Chong -en entrevista exclusiva con LPO- afirmó que será imposible volver a gestionar un control efectivo de la frontera en tan solo 45 días, después de haber relajado totalmente la seguridad.

El mensaje que faltaba ocurrió este lunes. Desde el Ejército Zapatista también expresaron, con una durísima carta, su preocupación por la militarización de sus comunidades en Chiapas, lo que consideraron como un mensaje de “guerra” de López Obrador. La crítica coincide con los drásticos cambios que López Obrador impuso en el Instituto Nacional de Migración (INM) donde ordenó la salida de Tonatiuh Guillén López y su reemplazo por el encargado de los penales federales, Francisco Garduño. Más claro  el giro imposible.

“Estamos preocupados por lo que está pasando. No es un manifiesto ideológico ni una declaratoria de postura frente a los cambios políticos que están ocurriendo en México, es un mensaje de genuina preocupación por lo que se siente que se avecina en ese abajo que después de 25 años, de 500 años, sigue resistiéndose al exterminio y al olvido”, arranca el documento.

Y luego afirma: “Nos preocupa enterarnos de la creciente actividad militar en los territorios de las comunidades Zapatistas. Vemos que en medio de la compleja situación de seguridad que vive México, el camino de la militarización del país está tomando más fuerza aún. Es una señal de alerta que bajo la muy cuestionada estrategia en torno a la Guardia Nacional, ésta sea una fuerza que no distinga entre crimen y resistencia, entre crueldad y digna rebeldía”.

Manifestación en favor de los zapatistas en la Ciudad de México.

Contra lo que podría creerse, los zapatistas mantienen una histórica mala relación con López Obrador, quien paradójicamente se inició en la política trabajando con grupos indígenas de Chiapas. AMLO siempre se molestó porque el EZLN lo “corriera por izquierda” y en más de una ocasión, dejó entrever que sus posturas extremas terminan siendo funcionales al PRI y a lo que el denomina “la mafia del poder” de México.

Sin embargo, el grupo insurgente conserva un fuerte predicamento entre los intelectuales de México y Latinoamérica, como se vio en recientes manifestaciones en su apoyo en la Ciudad de México.

La postura de los zapatistas fue firmada por un amplio grupo de intelectuales, mexicanos y extranjeros, que adhirieron al cuestionamiento de este plan de militarización. “Es contradictorio que cuando los datos del propio Gobierno indican que la zona Zapatista es de las de más bajo índice delictivo, la estrategia de seguridad se dirija de manera amenazante. Eso más que una estrategia de seguridad parece una estrategia de guerra”.

Lo curioso es que como reveló LPO en exclusiva, en el propio Ejército existen enormes reservas sobre la idea de López Obrador de militarizar la frontera sur.

Los firmantes de la carta aseguran, además que que un cambio en México “no puede ocurrir bajo una sombra de pragmatismo político, cediendo ante presiones que llevan al autoritarismo, al despojo y a la violencia en beneficio del 1%, ni con la descalificación de voces críticas”.

“Nos preocupa la posibilidad de que esta nueva administración, como sus antecesores, liberales o conservadores, nuevamente orille a los pueblos indígenas al borde del exterminio. El mundo está mirando con ojos y corazón lo que pasa en México y en Chiapas. ¡Alto a la guerra contra los Zapatistas y los Pueblos Indígenas de México!”, concluye el documento.