Barbosa apuesta a la gobernabilidad

Con la constancia emitida por el Instituto Nacional Electoral que lo acredita como gobernador electo del estado de Puebla y sin ningún conflicto poselectoral, Luis Miguel Barbosa ha comenzado los trabajos de transición de la administración estatal.

Para lo anterior, ha nombrado a miembros de su confianza para recibir las carteras de las diferentes secretarías y áreas sensibles del gobierno. David Méndez Márquez, recibirá la Secretaría General de Gobierno; Abelardo Cuellar Delgado y Rodrigo Osorio Díaz, Recibirán la Secretaría de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico; Vanessa Barahona de la Rosa, Cultura y Turismo; Ana Laura Altamirano Pérez, Desarrollo Rural Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial; Carlos Francisco Urbina Tanús, Infraestructura Movilidad y Transporte; Guillermo Ruiz Argüelles, Salud; Alejandra Domínguez Narváez, la Secretaría de Educación Pública; Miguel Castillo Cubillas, Desarrollo Social y Bienestar; Verónica Vélez Macuil, en la Dirección de Comunicación Social.

Cabe hacer mención que ellos serán parte del equipo de transición, ya que el mismo gobernador electo ha mencionado otros perfiles que estarán a cargo de las secretarías como Melitón Lozano será el secretario de Educación Pública y ya ha ratificado a Fernando Manzanilla en la Secretaría General de Gobierno.

Destaca que Miguel Barbosa le apuesta a la gobernabilidad ratificando al secretario en la SGG, ya que se ha mostrado como un político confiable y con experiencia. Parte fundamental del próximo gobierno de donde se diseñará y definirá la política de reconciliación será en la Secretaría General de Gobierno

No cabe duda de que el hombre de confianza para el futuro gobernador será Fernando Manzanilla, quienes cuentan con las tablas de la política nacional y con experiencia probada en el estado.

Miguel Barbosa sabe que necesita un poder ejecutivo fuerte con visión de futuro, por ello los nombramientos con perfil adecuado y que le ayudarán a la conformación de un gabinete transparente, austero, eficiente y sensible a la demanda ciudadana.

La campaña pasada más que posicionar su imagen, fue para tener el pulso y una radiografía de todo el estado y en cada una de las regiones las demandas particulares y así poderlas atender una vez que llegara a la gubernatura.

Una de las propuestas más esperadas será la del encargado de la seguridad pública que trabajará hombro a hombro con Fernando Manzanilla para darle a las familias poblanas la tranquilidad que merecen.

Como hombre de Estado Miguel Barbosa sabe que un ejecutivo fuerte necesita reformas para que los otros poderes cumplan con la nueva etapa política de puebla, poderes diferenciados y para lograr un gobierno humano sensible y con sentido social.

El nuevo modelo de gobierno, sin duda se diferenciará por su nivel de interlocución con el Ejecutivo Federal, para rescatar los ayuntamientos para el proceso de la 4ta Transformación en Puebla.