AMLO ya tiene un decreto para responder con aranceles a Trump

Un sector de la 4T cree que hay que ceder y endurecer los controles migratorios. "No somos China, no aguantamos una guerra comercial". El apuro de Ebrard.

“La situación actual no se puede mantener como está. Los flujos migratorios están creciendo demasiado”. Palabras textuales que no corresponden a Donald Trump, ni a Mike Pompeo. Son los dichos de Marcelo Ebrard en la conferencia de prensa que brindó en Washington, después de reunirse en la Casa Blanca para intentar evitar la imposición de los aranceles.

Semejante declaración demuestra, en rigor, lo que hace varios días circulaba en una buena parte del Gabinete de AMLO: la 4T debería ceder y endurecer más los controles migratorios, porque el costo real para México se vivirá con una escalada de un eventual conflicto económico con Trump, en momentos que el desempeño mexicano no es el mejor.

“Nosotros no somos China, no aguantaríamos una guerra comercial con Estados Unidos”, es el argumento de varios integrantes del Gabinete, que intentan evitar a toda costa una retaliación de López Obrador. Responder con una medida espejo, podría frenar aun más el crecimiento mexicano. Hay economistas que incluso hablan de una posible recesión. 

El problema de Ebrard es evidente: aunque se quedará una jornada más en Estados Unidos, parece muy difícil evitar que para el lunes ya haya un retroceso en la implementación de los aranceles de Trump. Sobre este punto se le consultó en la conferencia de prensa: si para el lunes no hay acuerdo, y los aranceles se implementan, ¿seguirán dialogando?

“Tenemos que agotar la ronda que tenemos ahora, procurando que no haya un impacto económico la próxima semana. No me gusta especular, pero si se llega a dar esa circunstancia, igual se va a seguir dialogando y trabajando sobre este tema. Nos gustaría evitar el impacto de las tarifas para las dos economías”, respondió en canciller.

Según pudo saber LPO, el equipo económico de López Obrador ya le entregó esta semana un proyecto de decreto para su firma, que contaría con una batería de aranceles para los productos de Estados Unidos. La tasa variaría según el producto, pero se buscaría afectar a los estados que más comercian con México, para golpear su base electoral. Es otra variante que se maneja en la 4T.

“López Obrador había citado a toda la comitiva a Palacio Nacional este jueves al mediodía, pero después de la primera reunión en la Casa Blanca, Ebrard decidió quedarse un día más para ver si avanza el diálogo. La idea era definir si se responde con ese decreto o se busca otra alternativa”, explicó una fuente de la 4T a LPO.

Otro dato interesante: Graciela Márquez Colín podría regresar en las próximas horas, porque paradójicamente la agenda hasta el momento no incluye temas comerciales, sino que se concentra en pleno en la cuestión migratoria.

La decisión se tomaría esta misma noche, cuando la comitiva mexicana cene con un grupo de empresarios de los Estados Unidos que colaboraría con el cabildeo para convencer a Trump de que aplicar aranceles a los productos mexicanos golpearía a varias industrias locales. 

 

Fuente: LPO