A finales de 2019, Petromex apuesta por desplazar a Romero Deschamps del liderazgo sindical

El nuevo sindicato avanza en el proceso por imponer una demanda para pelearle la titularidad al histórico STPRM.

Se abre una oportunidad histórica para Pemex. Quizá aún falte tiempo para que los petroleros mexicanos le quiten el liderazgo a Carlos Romero Deschamps dentro del STPRM, sin embargo, ya se teje la posibilidad de que a finales de este año los trabajadores sean convocados a una votación nacional que pudiera quitarle la titularidad a su sindicato.

Dentro del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) hoy en día se muestra una enardecida lucha por ganar el lugar de Romero Deschamps, una pelea que los lleva hasta los juzgados, pero no todos los trabajadores de Petróleos Mexicanos ven viable esta opción. Pero una nueva vía se alcanzó ya con la aprobada reforma laboral.

Hay quienes ya están aprovechando estas nuevas reglas de juego para los sindicatos que busca ser un distintivo de la 4T al empujar la democracia sindical. El caso dentro de Pemex podría ser un precedente con la creación del Sindicato Petroleros de México (Petromex), que el pasado 2 de abril obtuvo constancia de registro por parte de la Secretaría de Trabajo y Prevención Social (STPyS).

“No somos el sindicato de este gobierno, aunque tenemos coincidencias y vamos por quitarle la titularidad a Carlos Romero Deschamps”, afirman a LPO sus fundadores, Óscar Solórzano y Luis Zárate. La ruta que trazan es que en un par de meses se inscriban para pelear la titularidad del contrato colectivo de trabajo que ahora tiene el sindicato de Deschamps.

Podrían hacerlo ahora, afirman. Y es que aseguran que ya cuentan con un buen número de afiliados, sin embargo, prefieren tomar su tiempo. Estos nuevos líderes sindicales -que aclaran no ser petroleros- van recorriendo las entidades del país para hablar con los trabajadores, exponerles el proyecto, recluirlos y llegar más fortalecidos. “Algunos aún tienen miedo”, cuentan.

Sucede que la ley establece que cuando hay dos sindicatos en una misma empresa, el que tiene la mayoría de la membresía tiene la titularidad, pero se anticipan a que no será un argumento sencillo de instalar: “Ellos dirán que no lo tenemos, pero nosotros les vamos a pedir una prueba de recuento”.

Bajo esta ruta, consideran que para finales de este año se podría pedir una demanda donde la Secretaría de Trabajo tendría que llamar a una elección nacional para que los trabajadores decidan quién se queda con la titularidad. Y podría ser que terminara el reinado del sindicato de Carlos Romero, del que él ha sido líder por unos 25 años.

“Si no resultamos elegidos, para nosotros esto no es una derrota, habremos empezado una batalla en la que Romero Deschamps ya no tiene posibilidades”, dicen con certeza sobre este proceso.

Cuauhtémoc Cárdenas

Este nuevo sindicato tiene cuatro años de formación. Uno de los distintivos es que sus fundadores no son funcionarios petroleros ni piensan aceptar un cargo, aunque se los han ofrecido -según cuentan-. Esto, porque afirman que no buscan recursos de la petrolera, como lo han hecho en el pasado. También afirman que tiene un perfil científico, por lo que se conformó un Consejo Consultivo Académico y Científico.

“La idea es que este comité sea consultado por los directivos de Pemex y trabajen juntos, por ejemplo, con las refinerías”, explican. Es un grupo presidido por el ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas y por Fluvio Ramírez, este último muy sonado por ocupar el puesto que posteriormente tomaría Octavio Romero Oropeza.

Aunque también tienen sus críticos. Son los disidentes al actual sindicato que buscan que continúe el STPRM pero sin la presencia de Romero Deschamps. Por eso, critican al nuevo sindicato intentar dividir a la familia petrolera y los señalan como corruptos y de ser una imposición de Cárdenas y Ricardo Monreal. No obstante, su lucha por derrocar al histórico líder, creen algunos petroleros, podría tomar todo el sexenio. 

 

Fuente: LPO