Trump veta a Huawei y activa la guerra tecnológica con China

Sin acceso a insumos clave, el presidente de EU cerró el mercado de telecom de su país a la empresa y frenó su expansión hacia Europa.

Donald Trump, mandatario estadounidense.

El presidente Donald Trump está decidido a jugar a fondo para acorralar a China de tal manera, que la obligue a firmar el acuerdo comercial bajo las condiciones establecidas por Washington. Para ello, lanzó un duro veto contra el gigante de telecomunicaciones Huawei que pone sobre la mesa la discusión que más le interesa al republicano: la piratería de patentes y el control de la innovación tecnológica.

Alegando razones de “seguridad nacional”, el decreto presidencial prohíbe a las redes de telefonía de Estados Unidos proveerse con equipos de empresas extranjeras susceptibles de espiar al país, lo que apunta directamente a esta firma en particular, ya que es la única foránea con el potencial de imponerse en el mercado norteamericano.

Por si quedaban dudas del objetivo de la medida, el senador republicano Tom Cotton afirmó que “las compañías de telecomunicaciones chinas como Huawei sirven efectivamente como un brazo de inteligencia del Partido Comunista Chino”.

Sucede que el tanque asiático es la principal carta de Beijing para hegemonizar el mercado de telecomunicaciones a nivel mundial, con el poder que eso significa. De hecho, ya superó a Apple en ventas de smartphones -quedando a tiro de Samsung- y es el líder global indiscutible en 5G, la nueva red que representará semejante salto tecnológico que, por el impacto civil y militar, hará mucho más sensible la protección de datos.

Es que no solo multiplicará la velocidad en el transporte de datos, sino que tendrá implicaciones sustanciales en lo referido a gestión de infraestructuras, hospitales, puertos, transportes e inteligencia artificial.

En consecuencia, la ofensiva de Trump busca ponerle un freno a la expansión mundial de Huawei que se ubica como la favorita de la mayoría de los gobiernos de todos los continentes para desarrollar la 5G, siendo Europa el premio más buscado.

Para ello, además de cerrarle el mercado estadounidense, Trump incluyó a la compañía china en la “lista negra” del Departamento de Comercio que impedirá su acceso a piezas y componentes de empresas norteamericanas, de los cuales Huawei es completamente dependiente.

De esta manera, le deja en claro a Xi Jinping que no solo pretende un acuerdo que revierta el fuerte déficit comercial, sino uno que también establezca un nuevo régimen de propiedad intelectual que termine con la piratería de patentes, otra de las acusaciones que lanzan desde Washington a Huawei.

Los ataques contra esta compañía vienen desde el 2003, cuando Cisco la acusó de copiar su código fuente. Pero el punto más álgido del conflicto se dio en diciembre del año pasado cuando por orden de la Justicia estadounidense, detuvieron en Canadá a la Directora Financiera e hija del fundador de Huawei, acusada de crear una empresa ficticia para sortear el embargo a Irán.

Actualmente Meng Wanzhou se encuentra en Vancouver en libertad bajo fianza, pero el departamento de Justicia de Canadá ya emitió una autorización para proceder formalmente a iniciar el proceso de extradición.

“Instamos a Estados Unidos a detener sus acciones incorrectas para evitar causar daños adicionales a las relaciones económicas y comerciales”, dijo este jueves el portavoz del ministerio de Comercio, Gao Feng, quien además advirtió que tomarán medidas para “salvaguardar el interés legítimo de nuestras compañías”.

 

Fuente: La PolíticaOnLine

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here