La ASF investiga los negocios de Salvador Cienfuegos con China y en el NAICM

El ex titular de la Sedena avaló compras a contratistas chinos. El antecedente México-Toluca.

El ex titular de la Sedena Salvador Cienfuegos está en la mira en dos pesquisas que tiene a cargo la Auditoría Superior de la Federación.  Por un lado las compras de artículos de defensa a empresas no acreditadas y que tendrían su sede en el complejo militar chino. Por el otro una trama de sobreprecios en la barda perimetral del Aeropuerto de Texcoco. 

Los dos casos hay que entenderlos desde la trama de relaciones y acuerdos del gobierno anterior y ambas explican muy bien por qué Cienfuegos no tuvo la posibilidad del almirante Vidal Soberón de designar a su sucesor. 

En el caso de las compras a China es una cuestión que desde el comienzo se advirtió desde Washington. Luis Videgaray nunca quiso intervenir demasiado en el asunto para no empeorar su siempre difícil relación con los militares, que en los polos de poder del sexenio anterior siempre estuvieron más cerca de Miguel Ángel Osorio Chong.

Pero existe otra cuestión adicional: China quedó golpeada en el gobierno anterior por la caída del tren México-Querétaro por el cual reclamaba 11 mil millones de pesos. Las compras militares tenían la finalidad política de ser una suerte de compensación, especialmente en un mundo en el cual Donald Trump no paraba de hostigar a México y Enrique Peña Nieto no quería fricciones con la otra gran superpotencia. Aún así Cienfuegos siempre guardó el equilibrio y siguió comprando material armamentístico a EU.

La historia de la barda perimetral y sus sobreprecios también apunta al ex titular de la Sedena. Al paracer en la construcción y trazado de la barda intervinieron firmas cercanas al sindicalismo clásico del PRI que en varios casos fueron avaladas por el entonces senador Emilio Gamboa.

Fuente: La Política On line