Otro frente para Lozoya: Octavio Romero detecta que el huachicoleo se disparó durante su gestión en Pemex

En Pemex ya tienen los registros de la cantidad de tomas clandestinas que se dieron en su gestión.

Emilio Lozoya sigue sumando potenciales frentes de corte judicial. A sus tribulaciones en el affaire Odebrecht, ahora se agrega que la conducción actual de Pemex, a cargo de Octavio Romero, terminó de llegar a la conclusión, la semana pasada, de que el robo de combustibles creció de modo exponencial en el periodo en el cual Lozoya estaba al frente de la compañía.

Romero manejaba el dato de que en 2013 se robaban 38 mil barriles diarios pero ahora sabe con exactitud la cantidad de tomas registradas en ese entonces. 

En el cierre del calderonismo se registraban unas 1600 tomas clandestinas pero un año más tarde ese número ya se había duplicado. Lozoya capitaneaba la empresa mientras que el general amigo de Enrique Peña Nieto, León Trauwitz asumía el control de la seguridad. 

Recién se iniciaba el regreso del PRI y tanto Lozoya como Trauwitz vivían de grandes esperanzas, en ambos casos cimentadas en la amistad con el mexiquense: el primero pensaba que iba a ser candidato presidencial y el segundo se veía a cargo del Estado Mayor Presidencial.

Estos reportes que se manejan en Pemex ya han sido girados a la Fiscalía General. Son datos concluyentes porque demuestran que durante los sexenios panistas el robo de combustibles era casi una merma marginal. El ascenso tricolor daría lugar a un negocio tan ilegal como lucrativo.

La actualidad de Lozoya sigue como si nada. Viaja por el mundo, vive de modo parcial en Nueva York y se entretiene escribiendo a periodistas con la advertencia de que los va a demandar si lo vinculan demasiado a Odebrecht.

El gran problema de Lozoya es que Santiago Nieto está cargo de la Unidad de Inteligencia Financiera. Nieto tuvo que dejar la Fiscalía Electoral por maniobras judiciales de Lozoya cuando el entonces fiscal dijo que con la corrupción de Odebrecht se financiaba la campaña de Peña Nieto. El huachicol podría ser un atajo de Nieto para buscar revancha contra el ex titular de Pemex.

Fuente: La Política On Line