AMLO ordenó comprar las 500 pipas por adjudicación directa por razones de “urgencia” y “seguridad nacional”

Ebrard ya organizó en Nueva York una ronda con posibles proveedores. Nahle, Márquez Colín y Buenrostro viajaron de urgencia. La virtual intervención a Pemex, la estocada final para Romero Deschamps.

Andrés Manuel López Obrador se mueve con rapidez, después de semanas de una estrategia a la que le faltó una evaluación detallada de todos los escenarios posibles. Ya no hay tiempo para lamentos, pero el Presidente tampoco piensa en dar marcha atrás, pese a las opiniones de un sector de su Gabinete.

Ayer, Marcelo Ebrard, Rocío Nahle, Graciela Márquez Colín y Raquel Buenrostro salieron como una comitiva especial hacia Nueva York, para reunirse en los próximos días con varios posibles proveedores de camiones auto-tanques. La idea de López Obrador es definir cuanto antes la compra de las 500 pipas que necesita para seguir con la batalla golpe por golpe con los huachicoleros.

En estos días, el tabasqueño comprendió que el crimen organizado montado sobre el robo de combustible no se daría por vencido tan rápidamente. Los reiterados sabotajes al ducto de Tuxpan -que abastece a la Ciudad de México- son una muestra del desafío abierto al plan de su gobierno.

La estrategia del Gobierno ya está clara: cuidar los ductos con las Fuerzas Armadas, y en caso de un boicot, tener un plan de contingencia con las pipas necesarias para mover los barriles que se consumen internamente. Por eso la necesidad de comprar 500 auto-tanques de 60,000 litros, o bien 1,000 de 30,000.

López Obrador pidió que la compra se hiciera por adjudicación directa, bajo la figura de “urgencia” y “seguridad nacional” que prevé la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público. Sería el mecanismo elegido para saltarse todo el proceso de licitación, siempre muy tardado.

Mientras este grupo de funcionarios elige la mejor oferta en Nueva York, AMLO ya preparó el decreto para crear el Centro de Logística para la Distribución y Transporte de Petrolíferos, un nuevo organismo desconcentrado que dependerá de la Secretaría de Energía.

A simple vista, podría parecer una contradicción con la idea de la 4T de disolver la mayor cantidad posible de órganos desconcentrados, la “excusa” de los neoliberales -según AMLO- para crear altos cargos con sueldos abultadísimos.

Esta vez, la necesidad y el pragmatismo político estuvieron muy por encima de la retórica. El Centro de Logística para la Distribución y Transporte de Petrolíferos será una virtual intervención al sistema de distribución que maneja Pemex. Sobre este organismo se inscribirían las 500 pipas, una sistema de transporte paralelo que ya no dependería del sindicato de Romero Deschamps. 

“Andrés Manuel quiere su propia flotilla, manejada por las Fuerzas Armadas, que salgan a la calle cuando haya un boicot. Los ductos se abrirán y se cerrarán con el respaldo de las pipas, sin intermediación de los trabajadores sindicalizados”, explicó un fuente de Palacio Nacional a este medio. 

Fuente: LPO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here