El destino de Trump en la urna

0
72

Se cumplen dos años del triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, y con ello se realizan las primeras elecciones intermedias donde los ciudadanos del vecino país podrán refrendar o castigar en las urnas a la actual administración que tanta polémica ha generado desde la campaña.

Esta semana se definirá la integración de los 435 integrantes de la cámara de representantes, una tercera parte del senado y 36 gobernadores.

El desinterés por las elecciones intermedias es alto, se espera una participación del 60% donde los demócratas tienen mayor interés por acudir a las urnas que los republicanos. Para alentar a sus simpatizantes el presidente Trump comenzó a hacer declaraciones antiinmigrantes, ya que los republicanos perciben a este tema como de los más importantes para el país.

Los dos temas que incorporó a su discurso fue la caravana migrante, que como lo dijimos en este espacio, era una problemática que iba a traer a colación, para avivar su postura en contra de los migrantes, comentó que de ser necesario contestaría con balas las provocaciones de los migrantes centroamericanos en una evidente violación a los derechos humanos. También manifestó que no se les reconocería como ciudadanos a los nacidos en territorio estadounidense a hijos de padres ilegales, tema que ha generado polémica ya que lo quiere pasar como una orden ejecutiva sin el aval del congreso, con lo que atentaría a la constitución.

De acuerdo con las últimas encuestas, los demócratas podrían obtener una ventaja de hasta 10 puntos sobre los republicanos. El desgaste natural del poder de los republicanos se verá reflejado en la composición de la cámara de representantes, que para estos dos años que le quedan al presidente Trump no contaría con la mayoría. En cuanto al Senado por el hecho que sólo se modifica una tercera parte, podría ser que los republicanos continúen con la mayoría.

Se estima que los más interesados en participar sean los ciudadanos con tendencias demócratas, jóvenes y mujeres que ven como problemas nacionales el cambio climático, sistema de justicia, inmigración ilegal, desigualdad económica y la violencia con armas, temas que no están en la agenda del actual presidente ni de los republicanos.

Quien se ha convertido en el mejor activo electoral para los demócratas es el expresidente Barack Obama, quien después de gobernar por dos periodos aun cuenta con una buena imagen y capital político que lo respalde, por lo que se ha integrado a la campaña demócrata.

Los estadounidenses tienen la oportunidad de analizar el papel que ha desempeñado su presidente en estos dos años, ver qué promesas ha cumplido y si cuenta con la confianza de su electorado, de caso contrario podrán castigarlo en las urnas y acotar su papel, dándole su respaldo al partido demócrata.

Pronto podremos saber si estaban en lo correcto las encuestas y si el destino de Donald Trump es de dos años más en la Casa Blanca o cuenta con el capital para poder repetir un segundo mandato al frente del país más importante del mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here