Que miedo desde mañana, o “De títeres y Titiriteros”

0
232

Pues como dice el Dicho aquel de que; “no hay Plazo que no se llegue, ni término que no se cumpla” y precisamente éste Domingo 14 de Octubre de 2018, se da el cambio de estafeta en la Seguridad Pública de la Administración Banck, que termina el día de Mañana en la toma de protesta de Claudia Rivera como nueva Presidenta Municipal en Puebla Capital, siendo ésta, la segunda mujer en gobernar la entidad y la primera (como dicen por ahí) mujer de izquierda en llegar a la Presidencia Municipal de nuestra querida Ciudad.

Total, que la cosa no sería tan preocupante, si no fuera porque esta bendita señora, se le ocurrió proponer o poner a un nefasto elemento para la Secretaria de Seguridad Pública, salvo que sea una cortina de humo para nombrar a Murrieta, la reelección de Alonso que daría continuidad a los trabajos hechos y negados por el primero, o a la otra mujer de la Federal, me parece de nombre Verónica) a un personaje con sonados fracasos a su paso por el tema de la seguridad y en lo general por el gobierno.

Ya sea en la Academia o en el consejo, en donde se aprovechaba en temas diversos en su beneficio y gozando con la protección de gente como Vázquez Rosainz o Adolfo Karam, quienes por alguna razón la apoyaban, o en el municipio, donde se le dieron las gracias por su ignorancia e ineptitud en el tema.

Me refiero a Lourdes Rosales, quien llega a la operatividad de la seguridad de la cuarta ciudad más importante de nuestro país, sin una gota de idea de lo que pasa en nuestra entidad, y mucho menos de cómo resolver ésta problemática, en momentos tan singulares como los que estamos pasando.

Luego de sus irregularidades multi señaladas en el orden municipal, como sus extraños manejos en el orden estatal de los controles de confianza, donde curiosamente se despedía a los mejores policías a la carta, y pasaban los que sus cuates les solicitaban.

De ahí, dio un brinco a la Rectoría de la Ignacio Zaragoza, donde independientemente de sus errores en el manejo de la misma, con sus consecuencias importantes con instancias de primer nivel, se ganó la animadversión de sus pares en muchas partes de la república.
Pero eso no fue todo, pues también daño a decenas de policías, que lograron terminar sus estudios de licenciatura en esa institución, que en su momento cobijo al ICISPOL, pero la señora no fue capaz jamás de regularizar la situación legal de la carrera, y cuando le hicieron la tarea, se dedicó a dañar a los elementos que le exigían sus papeles, evitando que éstos tuvieran un título y su respectiva cedula, y si no pregunten.

En fin, que de una u otra forma, es negativo totalmente este personaje, y aun así la Presidenta se aferra a ponerla en un lugar que es la piedra angular de la gobernabilidad, y ella (Rosales) pues con la bendita ignorancia del desconocimiento del tema piensa que si puede, no señora, los policías no se hacen en el escritorio ni llorando favores a los cuates.
La otra, es que sólo vaya a ser una de las llamadas “Juanitas” que luego y a la brevedad las retiran para poner como mencionamos al Ciudadano Murrieta o tal vez, la tan solicitada por algunos sectores continuidad de Manuel Alonso, quien sabe, lo que sí es seguro que sin lugar a dudas ella tendrá que ser el títere y ellos los titiriteros.

La cosa es que aún con toda su costumbre de vengarse de quien puede, más vale que se diga la verdad, afrontando el riesgo y nos enteremos y se enteren estimados lectores, el peligro en que podemos tener si esto se da… Que miedo.

¿O no?
Juzgue Usted
albertohidalgo@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here