Un aliado de Arely Gómez operó en el INAI para que se hagan públicas las indagatorias del caso Odebrecht

Se conocerán detalles de la pesquisa. La obsesión de Lozoya por la opacidad. El cambio en la entidad.

0
407

El caso Odebrecht es el conflicto de poder más importante del tramo final del sexenio y suma nuevos episodios. A comienzos de esta semana se conoció queEmilio Lozoya pidió la citación de Miguel Messmacher, subsecretario de Hacienda y hombre ligado a Agustín Carstens.

Ayer miércoles, con poca promoción, el pleno del INAI votó a favor de que se haga púbica la indagatoria del caso que está en poder de la PGR. Solo quedarían resguardados aquellos aspectos que pudieran entorpecer la pesquisa. Un giro de 180 grados porque cada vez que se trataba este tema en el pleno de la entidad, la votación era a favor de no hacer públicas las actuaciones.

Según comentan en el INAI, el articulador de la votación de ayer fue Carlos Alberto Bonín Erales, uno de los comisionados más nuevos. Llegó desde el Senado donde era un protegido de Arely Gómez, secretaria de la Función Pública. Allí, Bonín despachaba en la Unidad de Transparencia.

 

Ayer miércoles el comisionado habría recibido la orden de Gómez y operó la votación que salió seis a uno en favor de dar a conocer los datos de Odebrecht.

La maniobra evidencia algo que se comenta en el círculo rojo: Arely está obsesionada con dar algún tipo de respuesta en el caso Odebrecht, especialmente por una cuestión de prestigio personal pero, sobretodo, para eludir futuras acusaciones tras el recambio de gobierno.

Por ejemplo, desde su oficina se operó, semanas atrás, que Odebrecht pagara una indemnización al Estado como compensación por haber pagado sobornos. Esa opción se llevó a Andrés Manuel López Obrador que la rechazó de plano porque la oferta incluía que la constructora pudiera volver a participar de licitaciones en el país.

El giro del INAI genera malestar en el entorno de Lozoya porque el ex director general de Pemex ha sido en extremo insistente con que ningún detalle de la investigación se haga público. Es muy entendible: Lozoya opera un fondo de inversión en Nueva York, donde maneja dinero de algunos amigos que hizo en Harvard. Es una publicidad que no le conviene.

 

La Política On Line

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here