Lozoya replica y ahora pide que un hombre de Carstens responda por licitaciones de Odebrecht

Le apunta al subsecretario de Hacienda Miguel Messmacher. Peña en la encrucijada. El costado calderonista del caso.

0
210

Cuando es más fuerte el comentario en el circulo rojo de que Enrique Peña Nieto negocia con Morena la entrega de Emilio Lozoya en el caso Odebrecht, el ex director de Pemex mostró, probablemente, la más fuerte de sus cartas al pedir ante una jueza federal que Miguel Messmacher, subsecretario de Hacienda, sea citado a declarar porque fue uno de los funcionarios que le otorgaron contratos a Odebrecht en la refinería de Tula.

Involucrar a Messmacher es un golpe de doble efecto porque es un protegido del ex gobernador de Banxico Agustín Carstens y en los últimos años un funcionario del staff directo de Luis Videgaray, histórico adversario de Lozoya y quien finalmente lo echaría de Pemex.

De este modo, el affaire Odebrecht termina por acorralar al presidente. Por un lado tiene una presión creciente de sus allegados para que pacte la prisión de Lozoya de modo de que el escándalo no escale nuevos escalones y vaya hacia los “administardores” de la campaña del 2012. Pero ahora Lozoya amenaza con expandir los límites del caso y e en una situación muy incómoda a otros funcionarios.

Este giro de Lozoya es interesante porque abre paso a la trama de Odebrecht durante la última administración panista, o sea la fase inicial, cuando el magnate Marcelo Odebrecht cenaba en Los Pinos con Felipe Calderón y en la cual Carstens era un funcionario predilecto, que primero pasó por SHCP para luego saltar a Banxico cuando ya Calderón tenía detonada su relación con Guillermo Ortíz. Carstens ya era en esos años un fuerte promotor de Messmacher.

Odebrecht, Calderón y la campaña presidencial del 2012. Es una zona de múltiples historias e intereses desde la noche de finales del 2011 cuando, supuestamente, el entonces presidente, el gobernador mexiquense Peña Nieto y su alfil Videgaray pactaron apoyarse para frenar el peligro populista de Andrés Manuel López Obrador. Un “peligro” que se habría frenado con el dinero de la constructora sudamericana. Sobre ese aglomerado de acciones es donde señala Lozoya.

De acuerdo con los testimonios de ejecutivos de Odebrecht en Estados Unidos, los sobornos en México por 10.5 millones de dólares se repartieron en dos momentos distintos, de acuerdo con los testimonios de los ejecutivos de Odebrecht -y de quienes no se tienen los nombres- difundidos por el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

Primero fueron 4.5 millones de dólares entre los años 2010 y el 2012, en el último tramo del gobierno calderonista y posteriormente entregaron 6 millones de dólares, entre 2013 y el 2014, ya cuando Peña Nieto habitó estaba en Los Pinos.

 

Con info. de La Política On Line

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here