¿ Y dónde está el Fiscal ?

0
265

En las últimas semanas hemos visto una serie de movimientos en cuanto al estira y afloje del ingreso del “nuevo fiscal”, en medios se rumoró mucho del cambio de Víctor Carrancá Bourget, quien desempeño el cargo desde 2011; aunque en realidad jurídicamente lo sigue desempeñando, en esta columna se verá el por qué.

Los medios de comunicación han manejado la información de tal forma que pareciera que con la reforma al artículo 16 de la ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado de Puebla, el día siete de septiembre de 2018, por parte de la quincuagésima novena legislatura, en el que se conceden facultades expresas al Fiscal General, para poder designar un encargado de despacho en caso de ausentarse por un periodo mayor a treinta días, reforma que entró en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial del Estado de Puebla.

En realidad, no existe un fiscal, sino un encargado de despacho, que no es lo mismo, vean mis estimados lectores, cual es la situación real; según el reformado artículo 16 en su segundo párrafo señala:
“Si la ausencia fuera mayor a treinta días, el Fiscal General del Estado nombrará a alguno de los titulares a que se refiere el párrafo anterior como encargado del despacho, quien ejercerá las atribuciones que la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Puebla y demás disposiciones legales confieren al Fiscal General”

Lo que trae como consecuencia que en realidad no haya un fiscal general sino un encargado de despacho, lo que llevaría a que se actualice la fracción I del artículo 97 de la Constitución Política del Estado Libre Soberano de Puebla que señala:
I.- A partir de la ausencia definitiva del Fiscal General del Estado, el Congreso del Estado contará con veinte días para integrar una lista de al menos diez candidatos al cargo, aprobada por las dos terceras partes de los miembros presentes, la cual enviará al Ejecutivo.
Si el Ejecutivo no recibe la lista en el plazo antes señalado, enviará libremente al Congreso una terna y designará provisionalmente al Fiscal General del Estado, quien ejercerá sus funciones hasta en tanto se realice la designación definitiva conforme a lo establecido en este artículo. En este caso, el Fiscal General del Estado designado podrá formar parte de la terna.
O sea, si el fiscal en este caso está señalando que va a ausentarse por más de 30 días, mi pregunta es ¿no es eso una ausencia definitiva? O ¿hasta cuándo se consideraría que es definitiva?.

Es decir el C.GILBERTO HIGUERA BERNAL simplemente es encargado de despacho por ministerio de ley, por lo tanto no es fiscal, por ello y por la misma carta del Fiscal en la que señala que se ausentará por más de treinta días claramente se observa su ausencia definitiva con ello la actualización de la hipótesis señalada en la fracción I del artículo 97 de la Constitución Política del Estado, con eso se da pie al inicio del procedimiento para el nombramiento de un fiscal provisional por parte del ejecutivo y posteriormente el nombramiento definitivo de acuerdo al artículo 97 fracción I.

De lo anterior se desprende que el reglamento de la Ley Orgánica de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Puebla (no existe el reglamento de la Ley Orgánica de la Fiscalía General del Estado) señala lo siguiente:
“ARTÍCULO 86
Las ausencias y faltas temporales de los servidores públicos de la Procuraduría, serán suplidas de la manera siguiente:
I.- Durante las ausencias temporales del Titular de la Procuraduría, el despacho y resolución de los asuntos de su competencia, quedarán a cargo del Fiscal General que determine el Procurador”;

Es decir no se puede presuponer que Víctor Carrancá regresará al cargo y por lo tanto la ausencia es definitiva, no temporal, así también si quedará el C. Gilberto Higuera Bernal quedará de manera indefinida en el cargo todas las actuaciones que se lleven a cabo como encargado de despacho por ministerio de ley (no está firmando como fiscal), dejan en estado de indefensión a la ciudadanía que recurre a la Fiscalía General de Justicia para lograr obtener acceso a la justicia, y por lo tanto se estaría violentando de manera sistemáticamente el derecho humano de acceso a la justicia lo que estaría en contra del artículo 1º párrafos primero y tercero de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El problema en realidad es que jurídicamente no hay fiscal, el encargado de despacho no es titular de la fiscalía, esto puede generar incertidumbre en los usuarios de un servicio que por estándares internacionales es un derecho humano que debe cumplir el Estado Mexicano, como se ha expuesto en esta columna Gilberto Higuera Bernal no es el fiscal general sino un encargado de despacho, por lo que urge que el H. Congreso de Puebla lleve a cabo el procedimiento para que haya Fiscal, con todas las facultades jurídicas, y no quede en estado de indefensión la ciudadanía.

Esta situación no es un tema de contentillos de partidos, es un tema de democracia y ciudadanía, la fiscalía es dependencia toral de acceso a la justicia, en la actualidad no se puede sobreponer la ley al interés ciudadano y son facultades del Congreso resolverlo.

Considere usted.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here