Los retos de AMLO

0
156

Con una votación histórica de más de 30 millones de votos, Andrés Manuel López Obrador será el próximo presidente de los Estados Unidos Mexicanos, un respaldo del 53% de los mexicanos inscritos en la lista nominal, así lo confirman.

Nos encontramos ante el fenómeno político electoral más importante de la vida pública de los últimos tiempos, nunca antes se había visto una legitimidad tan amplia en algún gobernante, incluso en democracias donde se tiene instaurada la segunda vuelta, instrumento utilizado para garantizar la representatividad de quien gobierna.

Sin embargo, el bono democrático depositado en él pareciera ser una arma de doble filo, por un lado, el movimiento que representa contará con la mayoría de ambas cámaras, donde limitó la participación de la oposición a prácticamente observadores, de confirmarse los cómputos finales partidos como el PRI o PRD contarían con menos representantes en la Cámara de Diputados que el PT o el PES. De ratificarse esta mayoría, las iniciativas de AMLO no tendrían pretexto de mantenerse en la congeladora o que la oposición pueda bloquearlo.

En un escenario donde la mayoría de Morena avale las iniciativas presidenciales, Andrés Manuel podrá hacer las modificaciones necesarias para instrumentar la cuarta transformación que vendió en la campaña electoral y cumplir con sus promesas a los millones de ciudadanos que confiaron en su movimiento.

Por otro lado, este bono democrático podría verse disminuido rápidamente de no cumplir con lo prometido e incluso si comienza con los cambios propuestos en campaña, pero estos no se ven reflejados en la vida cotidiana y sobre todo en el bolsillo del ciudadano promedio, lo que podría causar una gran decepción, más aún en aquellos que confiaron en él en esta ocasión, al considerarlo el candidato antisistema.

Los acuerdos de Andrés Manuel, en este proceso de transición, los tendrá que planear muy bien, para no disminuir su bono de legitimidad, diferenciar los compromisos a corto y a largo plazo, los primeros deberán quedar marcados dentro de sus primeros 100 días de gobierno como quitar las pensiones a expresidentes, modificaciones a programas sociales, mejoría en instituciones de seguridad social, comenzar el plan de descentralizar la administración púbica federal a lo largo del país, modificaciones a la Reforma Educativa; mientras que a largo plazo, tendrá que sentar las bases para temas estratégicos como, la construcción de dos refinerías que prometió y tal vez las más importantes y más difíciles, un plan para acabar con la corrupción que fue su bandera en la campaña y pacificar al país de la violencia que ha vivido sobre todo los doce últimos años.

La percepción en la ciudadanía sobre su gobierno será primordial, si es que la revocación de mandato se asienta en la constitución, para someterse a ella en dos o tres años como él mismo lo dijo.

Por lo tanto aún no es presidente y en las “benditas redes sociales” ya lo presionan con sus nombramientos, como en Seguridad Pública con Mondragón, responsable del violento desalojo el 1 de diciembre de 2012 y el de Germán Martínez en el IMSS.

En fin, AMLO tiene cinco meses para priorizar todas estas promesas de campaña, por lo mientras ya pasó a la historia como el candidato que en  la tercera eleccion llegó a la presidencia con la mayor votación; ahora sólo falta saber su papel como presidente, como el mejor de la historia como él mismo se propone o derrochará su bono democrático y terminar como Fox que las expectativas eran enormes y no pudo hacer nada con la alternancia política. Podemos decir que Andrés Manuel, representa la esperanza de una segunda transición política y que de no cumplir con las expectativas de cambio como sucedió con Fox y Calderón, la siguiente elección presidencial, puede convertirse en la última llamada para la larga transición democrática de México. Lo que seguiría será una revolución política sin partidos y sin credibilidad en los políticos, aún mayor a la que hoy existe. Andres Manuel y Morena tienen hasta la próxima elección federal Intermedia para demostrar que el cambio verdadero es posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here