Euforia en Morena porque AMLO salió ileso del tercer debate

Dicen que los golpes de Anaya no tendrán efecto. En el último tramo de la campaña, apostarían al silencio.

0
141

El análisis de los especialistas, politólogos, periodistas y de todo el círculo rojo podrá desmenuzarse por temas, posturas, gestos y propuestas. Pero para la enorme mayoría este debate fue, por lejos, el más sobrio -por no decir aburrido- de los tres. Y en Morena están convencidos que este último episodio ya cerró las chances de Ricardo Anaya de recuperar terreno frente a Andrés Manuel López Obrador.

Los candidatos estuvieron sentados, quizás un aspecto que les restó efusividad, El Bronco se mostró menos rimbombante, sin propuestas coloridas. Incluso Ricardo Anaya estuvo menos agresivo que en los dos anteriores debates. Todos elementos que parecen indicar que no habrá mayores cambios en las encuestas de los próximos días.

Acaso consciente de esta dinámica, López Obrador rechazó en las últimas horas todas las ideas que le propusieron sus colaboradores para polemizar con sus adversarios. Por ejemplo, le acercaron tres entradas a Palacio Nacional, para que le hiciera una invitación formal -irónica, por supuesto- a sus rivales, para que lo visiten una vez que sea Presidente. “Voy a quedar como un mamón”, respondió el tabasqueño.

López Obrador se contuvo en todo momento, sobre todo cuando Anaya insistió en varias oportunidades sobre su presunta alianza con Peña Nieto. Esperó a sus últimos segundos para mostrar unas imágenes del queretano en sus reuniones de inicios de sexenio con el actual Presidente.

El momento más álgido del debate fue cuando Anaya acusó a López Obrador de tener un conflicto de interés con su postura de rechazar la construcción del Nuevo Aeropuerto. Señaló que su asesor, el ingeniero José María Rioboó, en realidad sería un contratista histórico del tabasqueño.

“Rioboó participó en el proyecto de las pistas del Nuevo Aeropuerto. No le asignaron el contrato, pero fue hasta que perdió que fueron juntos, él y Andrés Manuel, a hablar pestes del proyecto y proponer que se construyera en otro lugar”, acusó Anaya, y aseguró además que Raiboó habría sido beneficiado con obras por 170 millones de pesos durante la gestión de AMLO en la Ciudad de México.

Consultados por LPO, en el war room de Morena celebraban que López Obrador había superado sin mayores inconvenientes este último debate, situación que suele incomodar al candidato. “Los ataques de Ricardo no surtirán efecto en las encuestas, y ahora con el Mundial bajará mucho la conversación política”, explicaron a este medio.

En efecto, el propio López Obrador anunció en una entrevista con el periodista Ricardo Rocha que en las próximas semanas ya no atenderá a la prensa, una estrategia que le venían sugiriendo sus máximos operadores.

 

Con info. de LPO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here